Dom Phillips y el indigenista Bruno Pereira ultimados con munición típica de caza en el Amazonas. Ya hay tres sospechosos detenidos

Las autoridades brasileñas identificaron entre viernes y sábado los restos del periodista británico Dom Phillips y el experto indigenista Bruno Pereira.

Además, confirmaron que fueron muertos a tiros, con munición típica de caza, en el Amazonas brasileño.

Así la policía federal afirmó este sábado que los restos de Bruno Pereira forman parte del material que está siendo analizado.

Asimismo explicó que la muerte de Phillips fue causada por un disparo en el tórax y que Pereira fue alcanzado por tres tiros, uno de ellos en la cabeza.

Cabe destacar que Phillips, de 57 años, y Pereira, de 41, que fueron vistos por última vez el 5 de junio.

Esto, cuando se dirigían en barco a la ciudad de Atalaia do Norte, al oeste del estado de Amazonas.

Lo anterior, como parte de su investigación para un libro sobre la conservación del medio ambiente.

Restos

Por otra parte, los restos de ambos estaban en un área señalada por el primero de los tres sospechosos detenidos.

Es decir, Amarildo da Costa de Oliveira, conocido como ‘Pelado’, quien el martes confesó haber enterrado los cuerpos selva dentro.

Y es que la ciudad está en el Valle de Javarí, que alberga una inmensa reserva indígena cerca de la frontera con Perú y conocida por su peligrosidad.

Sin embargo la Unión de Pueblos Indígenas del Valle de Javarí (Univaja), afirmaron que un grupo organizado planificó en detalle el crimen.

Por otra parte, las autoridades siguen investigando el móvil, las circunstancias del crimen y sus eventuales vínculos con la pesca ilegal.

Al tiempo que se apunta que es un negocio muy lucrativo y que según los expertos sirve para blanquear el dinero de la droga.

Entregado

Por otra parte. este sábado por la mañana, un tercer sospechoso, Jefferson da Silva Lima, conocido como ‘Pelado da Dinha’, en una comisaría de Atalaia do Norte.

Las autoridades divulgaron una foto del detenido, un hombre de baja estatura, con gorra y camiseta roja.

Cabe destacar que para el presidente de Brasil el viaje no era recomendable y que el reportero era mal visto en la región del Amazonas.

Esto por su labor informativa sobre las actividades ilegales.

Finalmente Bolsonaro escribió un escueto tuit: «Nuestras condolencias a los familiares y que Dios conforte el corazón de todos».