Como parte de las medidas para garantizar el abastecimiento; Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey acordó con los alcaldes atender de manera inmediata el registro de fugas.

Juan Ignacio Barragán, director de la paraestatal, indicó que a la presa La Boca le quedan 29 días de vida, y a Cerro Prieto apenas nueve; de ahí la importancia de extremar medidas y no permitir que se desperdicie ni una sola gota.

Con un alza en comparación con meses anteriores, al día se reciben alrededor de 50 reportes de fuga.

«Que se nos reporte directamente a la mesa de coordinación las fugas de agua ¿por qué esto?, porque se está detectando un número incremental de fugas de agua en las diversas colonias.

«A través de los municipios podemos tener una respuesta más rápida para poder, a través de la mesa de coordinación, establecer rutas de ataque o reparación de estas fugas de agua», expuso.

A la par, se trabaja en la perforación de pozos someros y profundos.

Barragán Villarreal indicó que sigue llegando el equipo para la perforación de los 29 pozos profundos que en unos ocho meses darán a Nuevo León 2 mil litros por segundo, similar a una presa.

Algunos de ellos estarán junto a los Tanques La Silla, San Roque y El Fraile con el fin de que una vez que los pozos sean perforados, éstos puedan recargarlos inmediatamente.