Por Francisco Tijerina Elguezabal

‘Hay gente que cree que todo cuanto se hace poniendo cara seria es razonable.’ // Georg Christoph Lichtenberg

El momento que se vive en Nuevo León no admite distracciones o frivolidades, exige aplicarse al cien por ciento y en el caso de nuestras autoridades el emplearse por completo en la búsqueda e implementación de soluciones, sobre todo cuando eres miembro del mismo partido que el gobernador al que por mera solidaridad deberías apoyar.

Pero Brenda Sánchez, diputada naranja, no ve la vida así, nunca la ha visto; ella se mantiene instalada en una permanente confusión: cree que llegó al cargo para impulsar su agenda y las cosas que a ella le gustan o parecen y no lo que en realidad debería hacer, que es velar por el interés de todos los nuevoleoneses, porque es diputada de todos, de su distrito o no, hayan votado por ella o no, porque encima llegó a su curul por la vía de la representación proporcional.

Cuando los temas del nuevo Nuevo León son la falta de agua, la inseguridad, la movilidad, el rebote del Covid-19 y tantos otros más, Brenda nos sorprende con dos iniciativas que jamás nadie pensaría: reformar la Ley de Protección y Fomento Apícola del Estado con el fin de promover la protección y preservación de las abejas.

Importantísimo, fundamental, prioritario, el tema amerita que todos detengamos la marcha y analicemos la relevancia que tiene en la vida de nuestras comunidades este tema y que el estado reencauce los recursos humanos, materiales y económicos que sean necesarios para cuidar a las abejas.

¿Es que es en serio? A veces pienso que Brenda cree que con sus acciones levanta cortinas de humo para distraer la atención de la falta de resultados del gobierno, pero ni a eso llega, porque nadie se puede tomar en serio esta y todas las propuestas que ha hecho la legisladora que, insisto, destaca entre todos por impulsar su agenda, no la de la sociedad.

Pero como sigue siendo un voto que en momentos clave puede ser de utilidad, su coordinador le permite esta clase de acciones, sin importar el descrédito que le causan a su bancada, al partido y al gobierno.

Más seriedad, por favor. Sí, las abejas, el polen y su aportación son importantes, pero en este momento hay otras muchas cosas en qué trabajar y pensar diputada.