La Mezcla Mexicana de Exportación (MME) inició agosto por debajo de los 90 dólares el barril, tras cerrar la sesión de este lunes en un precio de 89.96 dólares, un retroceso de 8.51 por ciento, de acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex); señala MILENIO.

Este precio no se veía desde el pasado 25 de febrero, cuando la mezcla mexicana cotizó en 88.81 dólares por barril, de acuerdo con los datos históricos del Banco de México (Banxico).

En tanto, el WTI cerró la sesión cotizando en 93.94 dólares por barril, con una reducción de 4.75 por ciento, mientras que el Brent se redujo en 3.77 por ciento a 100.05 dólares.

Banco BASE explicó que los energéticos cerraron la sesión con pérdidas ante los débiles datos manufactureros de China, principal importador de petróleo del mundo y segundo mayor consumidor, lo que aumentó la preocupación por la demanda.

«En China, los nuevos cierres relacionados con el coronavirus ralentizaron la recuperación de la actividad manufacturera, con el PMI de manufactura reduciéndose a 49 unidades en julio desde 50.1 de junio, mientras que el índice Caixin se redujo a 50.4 en julio desde 51.7 el mes anterior».

La institución financiera añadió que en Estados Unidos el ISM manufacturero se redujo a 52.8 unidades en julio, siendo el menor nivel desde junio de 2020, cuando el sector estaba saliendo de las dificultades inducidas por el coronavirus.

A pesar de estos factores, Banco BASE dijo que se espera que continúen las preocupaciones sobre la oferta mundial, sobre todo mientras se acerca la reunión oficial entre la OPEP y sus aliados (OPEP+), el miércoles 3 de agosto. Se dice que podrían discutir la posibilidad de un incremento para septiembre, aunque es más probable que se mantenga estable, puesto que la mayoría de los países no tienen la capacidad disponible para incrementarla.

Imagen portada: MILENIO