El presidente Andrés Manuel López Obrador comentó que los procesos contra su antecesor Enrique Peña Nieto por presuntos actos de corrupción por delitos como enriquecimiento ilícito, lavado de dinero e incluso de carácter electoral, entre otros, tienen que seguir su curso, ya que el Ejecutivo no puede pedirle al fiscal que no actúe; informa MILENIO.

En conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, el mandatario recordó que en la consulta popular se decidió que su gobierno no iniciaría investigaciones contra actores políticos del pasado. 

Asimismo, dejó en claro que no le corresponde opinar sobre un posible retorno de Peña Nieto al país para que haga frente a las indagatorias porque no es su fuerte la venganza y además «no solo es Peña, es también el ex presidente Calderón».

“Los procesos que existen tienen que tener su curso, nosotros no podemos decirle al fiscal que no actúe, o a una dependencia que tenga una carpeta sobre posibles irregularidades, no presentes nada, no, que la presente y que la autoridad resuelva. (…) Eso lo tiene que decidir la fiscalía, no me corresponde a mí, no es mi fuerte la venganza”, manifestó López Obrador.

El Presidente dijo que si su administración tuviera el objetivo de enfrascarse en un proceso legal en contra de los ex presidentes, se hubiera presentado una denuncia desde el ejecutivo desde el principio de la administración sin necesidad de hacer una consulta popular.

Y recordó que la FGR dio a conocer las investigaciones existentes contra Peña Nieto porque se solicitó desde la Mañanera conocer la información pero dejó claro que ese organismo es el encargado de resolver «y creo que la misma fiscalía habla que se están estudiando, analizando»

-¿Llamaría a Peña para que regrese a México? se le preguntó.

«No, tiene que decidir la fiscalía no me corresponde a mí, no es mi fuerte la venganza y no solo es Peña, es también el ex presidente Calderón si no ya hubiésemos presentado denuncia en contra de Calderón o contra de Fox o de Zedillo, Salinas a algunos de ellos ya las presenté en la oposición, ya creo que están los archivos pero eso es lo que puedo comentar»

Finalmente López Obrador insistió en que su punto de vista frente a enjuiciar ex presidentes es mirar hacia adelante y trabajar para que no se repitan actos ilegales y de corrupción.

«La justicia también es prevenir, no caer en lo espectacular y hacer lo mismo, sino que se inicia una etapa nueva y con todo el peso y rigor de la ley se nos castigara a nosotros si actuábamos de manera ilegal y en forma corrupta», señaló.

Ayer en un comunicado, la FGR, a cargo de Alejandro Gertz Manero, detalló que la carpeta de investigación por “diversas denuncias” en las que se encuentra involucrada la empresa OHL, tanto en delitos de carácter electoral, como patrimoniales, los avances “permitirán judicializaciones en los meses próximos”.

El segundo caso corresponde a la denuncia dada a conocer por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) respecto a un posible lavado de dinero por “transferencias internacionales ilegales”, lo cual, explicó la FGR, requiere dictámenes periciales hacendarios y fiscales, que ya se han solicitado, “mientras se obtienen diversas pruebas indispensables para la judicialización del caso”. 

La tercera carpeta de investigación en contra del ex presidente Peña Nieto es por el delito de enriquecimiento ilícito, y aunque no detalló el caso en particular, la FGR aclaró que “los dictámenes fiscales y patrimoniales se están desahogando a través de las instituciones correspondientes y de los peritos especializados en la materia”. 

Imagen portada: Cuartoscuro