En 2020 se decomisaron 87 celulares, mil 698 gramos de mariguana, 238 paquetes con el mismo material y 76 paquetes de cocaína.

Desde 2018, se han registrado el ingreso de armas, drogas, celulares y otro tipo de diferentes artículos al Centro Varonil de Seguridad Penitenciaria l y ll -que se encuentran a un lado del Reclusorio Norte y que albergan cerca de 400 personas- mismos que fueron inaugurados en 2015 por Miguel Ángel Mancera y que albergan sentenciados de alto riesgo; señaló MILENIO.

De acuerdo con cifras de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario, se identificó que desde el 2018 se comenzó a encontrar a la población interna en ambas torres de reclusión, celulares y droga, pero en baja cantidad. Pues en ese año, se encontraron 13 celulares, 70 carteritas de mariguana y 15 grapas de cocaína, además de tres navajas y tres puntas.

Mientras que, en 2019 los cateos en los dos centros de alta seguridad arrojaron un cambio en los resultados, pues se hallaron 69 celulares, 280 gramos de mariguana, 193 carteritas de enervante, 82 grapas, 17 navajas y puntas y comenzó a aparecer cerveza.

Y en 2020, se decomisaron 87 celulares, mil 698 gramos de mariguana, 238 paquetes con el mismo material, 76 paquetes de cocaína, 62 puntas y navajas y 252 aparatos eléctricos y electrónicos prohibidos, generando una tendencia al alta.

Ante ello, la directora de la Asociación Civil Modernizando el Sistema Penitenciario, Olivia Garza, comentó a MILENIO que en el ultimo decomiso se identificaron cerca de mil 700 paquetes de mariguana, teniendo un aumento entre cada año -desde el 2018- del 10 por ciento de objetos ilícitos decomisados; resaltó MILENIO.

“El último decomiso, han iniciado los decomisos de artículos y encontraron cerca de mil 700 paquetes de mariguana, cerca de 300 paquetes de drogas de otra naturaleza, cristales, coca, encuentran puntas, cosas que tiene que entrar por la puerta, entonces ¿Qué nos dice eso? Si entran por la puerta es que hay muchísima corrupción”, explicó.

“En los últimos decomisos, ha subido más o menos cada año más del 10 por ciento los artículos, cuando no debería de haber ninguno. Si son penales de alta seguridad ¿cómo puedes hablar de alta seguridad, cuando se trafica cualquier tipo de articulo al interior del penal? y ¿cuando pueden adquirir o comerciar con permisos para ingresar sustancias psicotrópicas que perjudican a la salud? y que evidentemente hacen que haya más violencia al interior de los penales”, agregó.

Indicó que el mecanismo para que accedan los productos ilícitos se genera entre una persona o familiar que quiera ingresar, y un custodio, al cual se le tiene que pagar una dadiva para poder acceder con cualquier tipo de sustancias o armas.

“El mecanismo evidentemente es por la puerta, pasan los torniquetes y evidentemente el custodio, que es el primer contacto con el que la persona que está afuera, el familiar es el que ha de estar metiendo los artículos, este familiar tiene contacto con el custodio, paga una dadiva y entra sin problema, porque además todos los sabemos, si tú hoy quieres entrar a un penal y tu pantalón no es el correcto, pues te cobran, cualquier pretexto es bueno para cobrarte y entrar a un penal”, desglosó.

Añadió que ante el ingreso de armas y drogas, se debe capacitar a los custodios, ya que “la cadena de corrupción empieza en la calle, empieza en la puerta del reclusorio y es con los custodios, hay que capacitar a los custodios, hay que sensibilizarlos”.

Por ello, solicitó al secretario de Seguridad Ciudadana (SSC), Omar García Harfuch, que tome acciones para que en este tipo de penales pues no siga el narcomenudeo, la extorsión a las personas, familiares que acuden a los centros penitenciarios y el trafico de artículos de dudosa procedencia, que evidentemente implica un comercio muy caro dentro del propio penal; reportó MILENIO.

“En 2015 se inauguran las torres gemelas de los penales que se llamaban de alta seguridad, porque en las celdas sólo albergaban a dos prisioneros o tres, es una diferencia con un penal normal, lo que buscaban era precisamente que no hubiera manera de comercio, artículos nocivos para la salud llámese drogas enervantes, alberga a internos de peligrosidad más alta. Son penales más chicos, pero con delincuentes mucho más peligrosos, en 2015 este proyecto fue inaugurado por Mancera aun cuando el proyecto inicial lo inició Marcelo Ebrard, que ellos dos hablaban mucho de seguridad y buscar prisiones con mejores condiciones de higiene, de salud y que hoy nada de eso existe”, concluyó.

Debido al aumento de ingreso de armas, drogas, celulares y otro tipo de diferentes artículos al Centro Varonil de Seguridad Penitenciaria l y ll, desde el Congreso del a Ciudad de México se buscará aumentar las penas a quien ingrese y use los productos ilícitos en los Centros de Alta Seguridad.

El presidente de la Comisión de Transparencia y Combate a la Corrupción del Congreso capitalino, Gonzalo Espina, adelantó a MILENIO que esta propuesta se debería trabajar con la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y la Fiscalía General de Justicia a fin de inhibir este tipo de delitos.

“Se podrían aumentar tipos penales, se podrían aumentar las penas, se podrían hacer llamados o buscar los responsables, sí claro se podrían hacer una infinidad de cosas en conjunto con el ejecutivo con las autoridades responsables, recordemos que somos gestores y somos los que hacemos las leyes y si hay que perfeccionar alguna ley pues lo estaremos haciendo, de la mano con las autoridades correspondientes para que esto no pueda pasar y estamos en total desacuerdo”, manifestó.

El diputado de Acción Nacional añadió que también visitará el Centro Varonil de Seguridad Penitenciaria l y ll, para cerciorarse de las actividades ilícitas, y en dado caso de que así sea, anunció que propondrá crear una Comisión en el Congreso de la Ciudad de México para atender estos centros penitenciarios y ver qué es lo que está pasando; señaló MILENIO.

“Pero lo que vamos a estar es proponiendo visitas en lo personal, como lo hice anteriormente el que podamos ingresar a estos reclusorios, en ese tiempo vimos el tema de las llamadas telefónicas, las extorsiones, ahorita vamos a pedir el ingreso, para que podamos ver, constatar físicamente que esto no esté sucediendo, y si está sucediendo qué es lo que está sucediendo, vamos a hacer una comisión e el Congreso de la Ciudad de México para poder visitar estos centros penitenciarios y ver qué es lo que está pasando”, afirmó.

“También se debe revisar a los directores que son los encargados de estos centros penitenciarios, el por qué está pasando esto y por qué está pasando, evidentemente que esto no debe de pasar, estaremos pidiendo un informe desde la Comisión que yo presido y pues tratar de que sea castigados los culpables, ya que esto vulnera la seguridad de los penales”, finalizó.

Imagen Portada: Octavio Hoyos | MILENIO.