Por Obed Campos

Para comenzar, no sé en qué cabeza cupo en el gobierno del “Nuevo, Nuevo León”, cambiarle el apodo a Celso Piña, “El Rebelde del Acordeón”, por el ridículo “El Cacique de la Campana”, mote que al buen Rubén Mojica, quien fue mi amigo y representante de Celso y al mismo artista, los hace revolcarse en el interior de sus tumbas, se lo aseguro.

Pero el caso es que me dicen que viene una tal Margarita “La Diosa de la Cumbia”, el 21 de agosto a la Explanada de la Macroplaza a homenajear a Celso por el tercer aniversario de su fallecimiento.

Pero la mujer, que quien sabe quién la patrocina, va a cobrar 3 millones 700 mil pesos por la función, organizada por la Secretaría de Cultura del estado, que encabeza una tal Melisa Segura.

Y adivine usted quien va a pagar: Sí, usted y yo.

Nada más que hay otros varios pequeños detalles:

1.- El Diario Cambio, publicación digital editada desde Puebla consigna en abril pasado: “El concierto de Margarita la Diosa de la Cumbia por el cual el Ayuntamiento de Puebla pagó 3. 4 millones de pesos tuvo una asistencia de seis mil personas, por lo cual el gobierno de Eduardo destinó 566 pesos por cada poblano que acudió al evento…” La nota la puede usted leer aquí.

2.- A la misma hora, el mismo día 21 de agosto, el ayuntamiento de Monterrey tiene programado su propio homenaje a Celso, pero en el Parque Los Pinos, a partir de las 2 de la tarde, en un festival encabezado por Ronda Bogotá, grupo al que encabezó el desaparecido Celso por muchos años.

(Y aquí quiero hacer que conste algo: ni Colosio, ni nadie de su administración son santos de mi devoción…)

3.- Vallenato Regio, Kombolokos, Cumbia Loop Jhoniván, Erick Joao, Dany y los Príncipes del Vallenato, Los de la Esquina, Los Gandallas, Edgar Marrugo, Sonido Dueñez, y Siriguayos, entre otros grupos, ya confirmaron su asistencia al evento organizado por el municipio.

4.- Melisa Segura le hace la competencia al promotor de espectáculos Óscar Flores y sus caras producciones, con una diferencia: Óscar gana dinero y Melisa gasta dinero que no es de ella, sino del pueblo.

Es obvio que hay malestar en el ámbito cultural, por el oneroso gasto del Gobierno de Nuevo León, el cual deberían destinarlo a comprar tambos de agua en medio de la crisis.

O usar la fórmula de los organizadores del municipio de Monterrey: Sí, más pueblo. Menos negocio.

@obedc
obed@scriptamty.com