Nuevo León meterá en «cintura» el desarrollo urbano desenfrenado, advirtió el gobernador Samuel García Sepúlveda.

Ante la existencia de más de 80 edificios multifamiliares que no cuentan con factibilidad de agua en el centro de Monterrey, el mandatario estatal adelantó que clausurarán todo aquel inmueble que no reúna las condiciones para operar.

Prueba de ello el edificio de 22 pisos que clausuró en días anteriores la Secretaría de Medio Ambiente, cuyo permiso de factibilidad era solo para 11.

«Tenemos que meter en cintura ese desarrollo urbano desenfrenado, excesivo, mordaz, que desparramó en la ciudad y con corrupción o ilegalidades construyeron donde no debían, hay que meterlos en cintura», expuso.

García Sepúlveda señaló que es injusto que familias que tienen ya más de 40 años viviendo en el centro de la Ciudad, con agua asequible y suficiente, se vean afectadas por desarrolladores sin escrúpulos que a escasos metros hacen un edificio de 30 metros y lo conectan a la red de distribución, dejando sin el vital líquido a los vecinos.

Por ello, se buscará que ningún tipo de inmueble exceda los pisos permitidos.

«Son 80 edificios construidos ya, unos cínicos ya hasta vendieron, cobraron anticipos, y no tienen factibilidad de agua», refirió.

«Se van a conectar de la red y van a poner bombas de agua para 30 casas de manera vertical, sin permiso y sin factibilidad, eso va a chupar el agua y va a afectar».