Luego de que la Presa de La Boca recuperara gran parte del nivel del agua que puede almacenar, los paseantes no se hicieron esperar y con ellos el tráfico vehicular en la Carretera Nacional regresó.

En el último día del fin de semana largo, el tráfico se concentró en la entrada a la presa de La Boca y sus alrededores.

Con ello, los negocios del malecón de la presa de La Boca, van recuperando poco a poco su clientela, tras la crisis de agua y post Covid-19, donde se vieron severamente afectados en su economía.

La convivencia familiar se pudo dar en cada uno de los establecimientos y en el propio malecón, donde decenas de familias se dieron cita, para disfrutar del domingo en compañía de sus seres queridos.

Aunque el tráfico era lento, las familias que se dirigían al malecón de la presa de La Boca, mostraron paciencia, para llegar a su destino a disfrutar de un día agradable, en el pueblo mágico de Santiago.

Los comerciantes dijeron estar agradecidos de que las lluvias favorecieran el lugar, para retomar sus actividades y trabajar, y así recuperarse de las pérdidas económicas que tuvieron.