El gobernador de NL señaló que se trata de 200 fusiles HK-G3 que fueron cedidos en comodato por la Sedena a la corporación Estatal.

Tras los hechos violentos ocurridos en municipios rurales del estado, el gobernador de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, confirmó la llegada de armamento de alto calibre para Fuerza Civil con el que buscarán dar frente a grupos criminales; publicó MILENIO.

Durante un evento público, el mandatario estatal detalló que se trata de 200 fusiles HK-G3 que fueron cedidos en comodato por la Secretaría de la Defensa Nacional a la corporación estatal.

«Y nos van a adoptar a partir de ya 200 fusiles automáticos HK-G3 que tienen una capacidad de fuego muy fuerte, muy importante, que es necesario para la policía local, consta de 197 fusiles de diferente dimensión y de 1000 cargadores de cartuchos de mejor armamento con más fuerza y con más potencia», dijo. 

Por su parte, el secretario de seguridad, Gerardo Palacios Pámanes, explicó que tal armamento será destinado a municipios no metropolitanos como China y Anáhuac.

«Este armamento lo vamos a utilizar en áreas despobladas para desde allá, en zona rural, blindar el área metropolitana», señaló Palacios Pámanes. 

«Es el comodato, significa que el Ejército Mexicano es el dueño del armamento y nos está prestando el armamento… el armamento ya está aquí ya está en bodegas de Sedena, ya con la firma del convenio o contrato de comodato cumplimos un requisito que nos faltaban para que la misma Secretaria de la Defensa Nacional nos provea de los cartuchos, es decir, de las balas», mencionó.

El Heckler & Koch G3 o HK-G3 es un fusil de combate de fabricación alemana, que habitualmente solo portan las fuerzas militares, y de acuerdo con la autoridad, es la primera ocasión que una Policía Estatal hará uso de tal armamento; informó MILENIO.