Derivado de la crisis hídrica que enfrenta; Nuevo León podría evitar, al menos por este año, el trasvase de la Presa El Cuchillo a Tamaulipas.

Cuestionado sobre la negociación del acuerdo en torno al embalse, el gobernador Samuel García Sepúlveda recordó que existe un Decreto Presidencial en atención a la emergencia por el desabasto de agua, el cual vence hasta el 31 de diciembre.

Este, exime a la entidad de transferir el vital líquido a la Presa Marte R. Gómez.

«Lo que yo le pido a Nuevo León es que hay que ser pacientes y prudentes, porque efectivamente hay un convenio que establece que el 31 de octubre se hacen las métricas, y basado a ese convenio, la Conagua decide si hay trasvase o no», expuso.

«Sin embargo, este año en específico hay un Decreto Presidencial, que trabajé con el presidente Andrés Manuel (López Obrador), que señala, del 6 de junio al 31 de diciembre, una emergencia de crisis hídrica.

«Ese Decreto está muy por encima del convenio (con Tamaulipas), jurídicamente hablando señala que no puede haber trasvase porque el derecho humano al agua está por encima del de riego; no habrá trasvase, el derecho humano al agua de la Ciudad está por un Decreto protegido», puntualizó.

Esto, dijo, lo ha confirmado y reconfirmando en más de dos ocasiones con el director general de la Comisión Nacional del Agua, Germán Martínez.

Aún cuando se esperan más lluvias, e incluso un huracán, que permitirá crecer los niveles de presas y acuíferos, el decreto sigue vigente.

«Entonces, yo estoy muy tranquilo de que ese decreto que tienen vigencia hasta diciembre, no va a permitir un trasvase.

«Aún con esas lluvias no va haber trasvase porque está ese decreto, le pido a Nuevo León paciencia, no habrá trasvase«, aseveró.

A pregunta expresa sobre si ha platicado del tema con el gobierno de Tamaulipas, recordó que es algo que compete a la CNA.

«Está platicado con Conagua, es algo a nivel nacional… sería incongruente hacer ese trasvase«, añadió.

Exigen sesión de Consejo de Cuenca de Río Bravo

El Congreso del Estado solicitó este martes a la Cámara de Diputados incluir en la Ley General de Aguas un transitorio que obligue al Consejo de Cuenca Río Bravo a sesionar.

El diputado del Partido Verde Ecologista, Raúl Lozano Caballero, promovente de la petición señaló que esto era con el afán de que revisen el acuerdo firmado en 1996 entre Tamaulipas y Nuevo León para tratar de dejar sin efecto el trasvase.

Y que, en mesas de trabajo se llegue a un nuevo convenio, porque las condiciones ya no están para que se le siga enviando agua al vecino estado.

«Se exhorta al presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos, Agua Potable y Saneamiento de la Cámara de Diputados para que incluya en el dictamen de la Ley General de Aguas que debe emitir durante este periodo ordinario, un artículo transitorio en el que: se le otorgue un plazo de 120 días al Consejo de Cuenca Río Bravo para que analice dejar sin efectos el acuerdo celebrado en 1996 por los gobiernos de Nuevo León y Tamaulipas, la Comisión Nacional del Agua, Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey y los usuarios de los módulos del Distrito de Riego 26″, señalo el legislador.

«Y para que convoque a las partes para la realización de un nuevo acuerdo en el que se aseguren en todo momento los volúmenes necesarios para el abastecimiento de agua para el uso doméstico de la población de Nuevo León«.

En la exposición de motivos, manifestó que las condiciones actuales ya no son como las de antes, por lo cual era necesario buscar alternativas para darle solución al tema de trasvase.

Advirtió que deben de plantearse que sin duda alguna el requerimiento de agua en la zona metropolitana se ha disparado por el incremento de la población y la demanda del líquido en Tamaulipas ya no es preponderantemente para la producción agrícola.