La institución pidió garantizar a las mujeres en reclusión el acceso a métodos anti fecundativos, de emergencia y al aborto legal y seguro.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exhortó a las autoridades penitenciarias federales, estatales y militar, a las de salud, del Instituto Nacional de las Mujeres y de las Instancias de las Mujeres en las Entidades Federativas, así como de las Comisiones de Atención a Víctimas y sus análogas en los estados, garantizar a las mujeres en reclusión el acceso efectivo y oportuno a métodos anti fecundativos, de emergencia, y en su caso, al aborto legal y seguro; publicó MILENIO.

En el marco de la celebración del Día Internacional por la Despenalización del Aborto, la CNDH señaló que este día es una fecha oportuna para visibilizar que las complicaciones por el aborto inseguro y clandestino constituyen una de las principales causas de mortalidad de las mujeres en el mundo, por lo que se debe garantizar de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en relación con su derecho a decidir.

“Si bien nuestro país sigue avanzado en el reconocimiento de la despenalización del aborto, para la CNDH quedan pendientes que aún admitidos en las normas penales como excluyentes de este, siguen generando vulneraciones a los derechos humanos de las mujeres, al no ser observados. De ahí la trascendencia de impulsar todas aquellas acciones que permitan que las mujeres accedan a servicios de interrupción e insumos médicos, anti fecundativos y de emergencia seguros, continuos y suficientes, así como a mecanismos legales de acompañamiento, tratándose de víctimas de violencia sexual y de tortura sexual”, destacó.

La Comisión Nacional señaló que ha documentado casos de obstaculizaciónnegativa o limitación de acceso a dichos servicios estando en prisión, lo que se ha traducido en embarazos no deseados; llamó a impulsar la despenalización total del aborto en México.

Así como la integridad, salud y vida de las mujeres, en particular de las mujeres en reclusión y de las adolescentes en internamiento, que soliciten métodos anticonceptivos, de emergencia o de interrupción tras haber enfrentado algún escenario de violencia sexual, o que estando en contextos admitidos por las legislaciones penales locales les permita acceder a la interrupción de su embarazo; señaló MILENIO.

De acuerdo con las cifras más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), diariamente mueren 800 mujeres por causas relacionadas con el embarazo y el parto, como la eclampsia y preeclampsia, las hemorragias, las infecciones y los abortos inseguros, y se calcula que anualmente se practican 25 millones de interrupciones de embarazos inseguras.

En México, de acuerdo también con Telefem, en 2021 hubo unas 6 mil 700 muertes de mujeres relacionadas con abortos inseguros en el país, y durante la primera etapa de la pandemia se estima que los embarazos no planeados se elevaron 30 por ciento.

Imagen portada: Araceli Lopez | MILENIO