Como una medida emergente ante la saturación de planteles escolares, la Secretaría de Educación en el Estado trabajará en la incorporación de aulas móviles.

En entrevista, Sofialeticia Morales Garza, titular del área, reconoció que es una medida que disgusta a los padres de familia, pero garantizaría un espacio a los alumnos de manera temporal.

A la par, a través del Instituto Constructor de Infraestructura Física Educativa y Deportiva, se trabaja en la construcción de más escuelas.

La pandemia y la migración, refirió, ocasionaron que una gran cantidad de niñas y niños volvieran a las aulas, derivando en un sobrecupo.

«Muchos más de los que se pre inscribieron llegaron a las aulas», resaltó.

«Nos da gusto, porque el derecho a la educación es de todos, pero eso implica también construir aulas o rentar aulas móviles«.

«Por más de que no nos guste, es una manera de que los niños estén en clases», puntualizó.

Aclaró que dichas aulas están acondicionadas para soportar las inclemencias climatológicas y los climas extremos que se viven en Nuevo León.

Lo anterior de tal forma que los estudiantes podrán tomar sus clases en condiciones cómodas.

Por otro lado, la dependencia suma la reparación de más de 600 escuelas que registraban problemas menores.

Recordó que los planteles fueron abandonados por mucho tiempo.

Incluso, dijo, las propias instalaciones de la Secretaría de la Educación presentan goteras, por lo que se buscará impermeabilizar todos los planteles.

«Yo creo que esta combinación entre sequía y luego las lluvias torrenciales puso en evidencia que también los techos necesitan mejorarse e impermeabilizarse, y bueno, hasta en la Secretaria de Educación teníamos goteras».

«Sabemos que lo más importante para nosotros es que los niños y las niñas estén en escuelas dignas y que tengan espacio».