David de la Peña Marroquín, alcalde de Santiago advirtió que después de todas las dificultades que se tuvieron con la sequía, por fin están viendo la luz al final del túnel, ya que las lluvias han permitido la recuperación de las presas, pero ahora el problema es la contaminación del agua, con la basura que dejan los turistas.

Señaló que quienes visiten la presa, podrán darse cuenta de la gran cantidad de basura que se está acumulando, debido a que mucha de la población, no es consciente del gran daño que puede hacer incluso el tirar en la calle algo pequeño como un envoltorio de un dulce.

«Ahora imagínense todo lo que puede llegar a contaminar, el desechar basura de mayor tamaño, esto no es una falsa alarma, es una llamada de auxilio que nosotros mismos estamos haciendo una vez más», destacó.

«Después de tener una de las peores crisis hídricas del estado, el agua está regresando a nosotros, pero no será de utilidad si seguimos contaminando», añadió.

De la Peña Marroquín señaló que todos como ciudadanos tienen el deber de cuidar el ambiente, identificar la problemática y buscar soluciones, «porque a final de cuentas esto es lo que estamos provocando nosotros, por esto te invito a tomar responsabilidad».

«La contaminación del agua, nos compete y nos afecta a todos, desde hace unas semanas, aquí en Santiago, hemos realizado campañas de recolección y limpieza, pero no es suficiente, necesitamos de tu ayuda, para reducir la cantidad de basura que generamos», puntualizó.

Hizo un llamado a los visitantes a utilizar los botes de basura, al reiterar que incluso algo tan pequeño, como el envoltorio de un chicle, contamina el entorno.