Por ser más dañinas a la salud, el Estado urgió a la Federación a actualizar las normas que regulan las emisiones contaminantes a la atmósfera por la industria, entre ellas las PM2.5.

Alfonso Martínez Muñoz, secretario de Medio Ambiente, indicó que hay normas que tienen una antigüedad de más de 29 años, aunque deberían ser revisadas cada cinco.

Resaltó que el gobierno estatal realiza diferentes acciones para reducir la mala calidad del aire, incluso más allá de sus atribuciones, pero es necesario que que el gobierno federal haga lo que le toca.

En colaboración con el Instituto de Aire Limpio de Washington, en agosto fue arrancado el Programa Integral de Gestión de Calidad.

«Estamos tomando acciones en todas las fuentes de emisión directa e indirecta, yendo más allá de nuestras atribuciones», refirió.

«Esperamos que cada instancia se comprometa con una meta específica de reducción de toneladas en el Pigeca. También los programas de reducción de fuentes vehiculares son importantes».

Vigente desde 1993, la Norma Oficial 043 (NOM-043) establece los límites máximos permisibles de emisión a la atmósfera de partículas sólidas provenientes de fuentes fijas, la industria.