Los cárteles mexicanos han dejado a la industria armamentística de Estados Unidos ganancias por más de 70 millones de pesos, tan sólo por la compra de rifles Barrett, calibre 50, en los últimos seis años; informó MILENIO.

En respuesta a una solicitud de transparencia realizada por MILENIO, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que del 2018 al 2023 el Ejército incautó 478 rifles Barrett a integrantes del crimen organizado.

De acuerdo con la página de internet especializada en venta de armas gunbroker.com, el rifle Barrett M82A1 tiene un precio de lista de 9 mil dólares, lo equivalente a 153 mil pesos mexicanos, a un tipo de cambio de 17 pesos por cada dólar.

Es decir, los vendedores de armas ganaron 73 millones 134 mil pesos por los 478 rifles incautados.

En el mercado negro de compra-venta de armas, este rifle se comercializa hasta en 500 mil pesos, más de 239 millones de pesos por los 478 Barrett.

El rifle centra su letalidad en una bala que mide 13.8 centímetros de longitud. Cada munición puede recorrer hasta un kilómetro y medio en menos de cinco segundos, mientras que el rifle pesa cerca de 10 kilogramos y tiene una longitud de un metro y 14 centímetros.

El proyectil disparado por esta arma es capaz de atravesar blindajes de alto nivel, por eso es la favorita de los narcotraficantes, ya que con él pueden penetrar los llamados vehículos monstruos, con blindaje artesanal.

Los rifles Barrett parece ser el arma favorita de los narcotraficantes. Foto:Abraham Flores | MILENIO

Las Barrett también se emplean para derribar helicópteros, como ocurrió en 2015, cuando sicarios del cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) derribaron una aeronave cougar de la Fuerza Aérea Mexicana en el municipio de Villa Purificación.

Ese día, las autoridades federales pretendían detener al líder de esta organización criminal, Nemesio Oceguera Cervantes, El Mencho, pero el operativo terminó con la vida de nueve personas, entre militares y elementos de la Policía Federal.

Este tipo de fusiles también ha sido empleado por el cártel de Sinaloa, como ocurrió en el llamado “culiacanazo” de 2019, cuando fue grabado un miembro del grupo criminal tirándose al piso para disparar una Barrett contra elementos del Ejército durante el operativo contra Ovidio Guzmán, hijo de El Chapo Guzmán.

De acuerdo con la Sedena, el año con más aseguramientos de rifles calibre 50 en México fue 2022, cuando se confiscaron 93. Mientras que en 2019, sumaron 86.

En 2021, las autoridades federales dieron cuenta de la incautación de 85; en 2020 se cuantificaron 79; en 2023 sumaron 74 y en 2018 fueron 61.

El reporte oficial refiere que, en Tamaulipas se han incautado 205 rifles calibre 50, siendo la entidad con el mayor número de aseguramientos, la estadística también reveló que en promedio se incautaron por año 34 en ese estado, alrededor de dos por mes.

Le sigue Michoacán con 67, entidad que se encuentra actualmente en medio de la violencia por la disputa entre los grupos criminales: cartel de Jalisco, carteles Unidos y Los Viagras.

Tercera posición Sonora con 45, mientras que Sinaloa, donde vio la luz el segundo cártel más poderoso de México, se logró la incautación de 40.

Finalmente, Jalisco sumó 37 en los últimos seis años. El mapa criminal revela que en las entidades dominadas por Los Zetas, el cártel del Golfo, Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, estas armas de alto poder son altamente codiciadas.

Historia de el rifle Barrett

El rifle calibre 50 fue diseñado por Ronnie G. Barrett, quien presume ser miembro honorario de la Asociación Nacional del Rifle de Estados Unidos.

Surgió en los años 80, y fue parte esencial de la guerra del golfo, también es el arma predilecta de más de 70 agencias internacionales de seguridad.

El rifle fue una intensión de Ronnie G. Barrett. Foto: Abraham Flores | MILENIO

La fábrica en la que son armados se ubica en la ciudad Murfreesboro, Tennessee, cerca de la carretera federal 50. Este lugar es resguardado por militares estadounidenses, que en todo momento velan por la integridad del lugar para evitar que sea vulnerado por criminales.

Imagen portada: Abraham Flores | MILENIO