La Carpeta:
1 de 10
 
Juan Gabriel resucitó carreras, hizo a cantantes y, en general, llenó al Mundo de sus canciones, reconocidas aún donde no se habla español, y todo sin más arma que su propio talento que desarrolló desde los barrios más pobres de Ciudad Juárez.
Eduardo A. Campos
agosto 29, 2016, 7:23 am

Campos en directo ok

La de Juan Gabriel es una muerte que todo México debe llorar y lamentar sin mediar preferencias personales, si nos gustan o no sus canciones (bueno, a quién no), si nos fijamos en las controversias de su comportamiento o si aprobamos o reprobamos en su momento el que fue su estilo de vida.

Y es que cualquier mexicano que tenga un poco de conciencia debe entender que ayer el País perdió a un verdadero compatriota universal, que tuvo una auténtica influencia en todo el mundo, que se codeó con la crema y nata artística de habla hispana y que por ello es reconocido en todos los continentes.

Juan Gabriel resucitó carreras, hizo a cantantes y, en general, llenó al Mundo de sus canciones, reconocidas aún donde no se habla español, y todo sin más arma que su propio talento que desarrolló desde los barrios más pobres de Ciudad Juárez.

Cierto que cualquiera me identificará como fan de Juanga --que sí lo soy-- pero no es por eso que escribo estas líneas. Como mexicano, me duele que hayamos perdido a uno de los buenos ejemplos de mi País para el mundo, en tiempos en que tantos y tantos políticos más bien nos avergüenzan ante la prensa internacional.

Se va Juan Gabriel y se quedan los Duarte que "heredan" miles de millones de su operador financiero; se queda también el ex funcionario al que le están rematando propiedades en Estados Unidos que se robó con dinero de los coahuilenses; también aquí anda Humberto Medina Ainslie, quien dicen, ya es investigado por enriquecimiento ilícito allá en Texas y que debe de ser más viejo que Juan Gabriel.

No es que quiera que algo malo les pase a esos corruptos individuos, pero debe dar tristeza que México pierda a Juanga, mientras sigue siendo reconocido por funcionarios que llevan a sus novias a los Juegos Olímpicos de Río 2016, antes que apoyar a potenciales medallistas que tienen que "botear" en camiones urbanos para completar sus gastos de asistir a la competencia.

México ya es víctima de suficientes malas jugadas por parte de sus gobernantes. Es una lástima que hoy tenga que llorar, además, la muerte de Alberto Aguilera Valadez, el ya inmortal Juan Gabriel. Descanse en Paz.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web