El presidente Andrés Manuel López Obrador y su esposa, la escritora Beatriz Gutiérrez, encabezaron esta mañana la ceremonia por el 106 aniversario luctuoso de Francisco I. Madero y José María Pino Suárez, asesinados por órdenes del usurpador Victoriano Huerta.

Desde el patio de Palacio Nacional, el actual mandatario federal destacó la importancia de honrar la memoria del expresidente Madero, a quien calificó como un hombre comprometido con la libertad, la democracia y la legalidad. Como parte de su mensaje, López Obrador compartió una anécdota sobre la amistad entre Porfirio Diaz y el abuelo de Madero, quien en una carta le advertía al general no tomar en serio a su nieto “espiritista”.

Por su parte, el director del FCE, dijo que el oriundo del norte del país fue un hombre valiente que en su afán por respetar el estado de Derecho, no confió en las recomendaciones de su círculo cercano sobre los posibles levantamientos en su contra. Además, Taibo II narró algunos de los antecedentes y el contexto de la serie de hechos que llevó al fusilamiento de Madero y Pino Suárez a un costado del Palacio de Lecumberri.

Tras recomendar el libro “Temporada de Zopilotes” como una de las obras más completas en torno a la tragedia de esta fecha, el presidente pasó al sitio de la Guardia de Honor en compañía de su esposa y de los titulares de la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina, Luis Cresencio Sandoval y José Rafael Ojeda, respectivamente.