En una de sus conferencias mañaneras de esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó: “¡Fuera máscaras!”. The Resistance le tomó la palabra: “¡Fuera!”. La nota principal del periódico Reforma es ineludible: “Van por contrapeso a gestión de AMLO”.

¿Qué es The Resistance?

Me cito:

1.- The Resistance, así se hacen llamar, en inglés. Es un grupo de 18 empresarios del país, al menos seis de Monterrey, que llevan sumados 200 millones de dólares, según cálculos extraoficiales y trascendidos, para enfrentar las políticas públicas, mediáticas y de gobernabilidad del presidente Andrés Manuel López Obrador.
 
2.- Ellos buscan financiar un partido político, pero también convertirse en sponsors de un medio de comunicación que no sólo sea el contrapeso ideológico de Andrés Manuel sino también el medio por antonomasia para que golpee una y otra vez a López Obrador y mine su credibilidad y su legitimidad.

3.- En 2019 existe un grupo de empresarios en contra de AMLO, polvo de aquellos lodos, The Resistance. Su objetivo es disminuir políticamente a López Obrador, lo más probable a través del PAN (cfr. el voto sobre la Guardia Nacional), en las cámaras legislativas y apoyar el surgimiento de liderazgos para posicionarlos en las
elecciones intermedias.

4.- Concomitante con lo anterior es desgastar a Andrés Manuel a través de los expresidentes Felipe Calderón y Vicente Fox, sobre todo este último que se presta como vocero y pretendido golpeador para que el presidente se suba a su ring.

5.- The Resistance inició pláticas con dos grupos, Reforma y El Universal. Todo indica que se pusieron de acuerdo con Alejandro Junco de la Vega, por eso impusieron en la dirección a Juan Pardinas.

Cierro cita.

El conservadurismo compró un medio: Reforma. Un operador mediático: Juan Pardinas. Un vocero, el gobernador Javier Corral. Intelectuales orgánicos neoliberales: Jorge G. Castañeda y Héctor Aguilar Camín (Juanito Villoro tendrá que deslindarse lo más pronto posible de este “contrapeso”, su vocación familiar, histórica y activista está con los zapatistas).

Tiene razón el empleado de The Resistance, Javier Corral, el poder debe tener límites. También en que no buscan el fracaso del gobierno de Andrés Manuel. Lo que esconde Corral es que The Resistance no quiere límites a sus intereses y, por eso, quiere mantener sus “éxitos” financieros y económicos de la época neoliberal. Ya no, no será así.

Reforma es el brazo mediático de The Resistance. Los que se beneficiaron en el sexenio de Enrique Peña Nieto critican a Andrés Manuel de que no se toque “ni con el pétalo de una rosa a Enrique Peña Nieto (Corral dixit). Mienten. Esta semana, dos veces, López Obrador no sólo lo tocó, dio su veredicto sobre la corrupción de Peña.

Reforma, como The Resistance, no sólo engaña, deforma. Y, sin embargo, qué bien que se quiten las máscaras. El enanismo del grupo fifí opositor muestra sus incapacidades: carecen de altura moral. La democracia es así y tenemos que comprenderla. Fuera máscaras.

@ruizjosejaime