El presidente Andrés Manuel López Obrador convocó a todos los mexicanos a aportar en la colecta nacional de la Cruz Roja Mexicana 2019, a fin de permitir a la institución seguir con su gran labor a favor de la salud y asistencia en casos de emergencia.

Acompañado por su esposa, la doctora Beatriz Gutiérrez Müller, el mandatario encabezó en Palacio Nacional la ceremonia oficial de arranque de la colecta anual, escenario que aprovechó para reconocer a la institución por sus labores a favor de los mexicanos en desastres naturales junto a las secretarías de Salud, de Marina y de la Defensa Nacional, cuando se activa el Plan DN-III-E.

Asimismo, se mostró confiado en que la Cruz Roja Mexicana obtendrá en esta colecta los recursos necesarios para continuar con la labor, toda vez que los mexicanos son gente solidaria y que entiende la importancia de contar con su ayuda.

“El pueblo de México es un pueblo muy fraterno, muy solidario. Lo ha demostrado más de una vez aquí, en la Ciudad de México, en donde parece que cada quien se dedica a lo suyo, que cada quién vive su vida, que en apariencia predomina el individualismo; cuando se necesita, la gente se une y es fraterna y es solidaria”.

Por ello, pidió “a quienes ocupan las dependencias del gobierno federal, mujeres, hombres, a que hagan lo mismo en cada una de sus áreas, que se convoque a los trabajadores para que de manera voluntaria aporten, ayuden en esta colecta, como convoco a todo el pueblo de México a ayudar a cooperar y que se cumpla la meta de obtener fondos para salvar vidas”.

Entrega AMLO equipamiento a la Cruz Roja Mexicana

Previo al arranque oficial de la colecta, López Obrador hizo entrega de la primera de las 78 ambulancias y 24 vehículos especiales de rescate que recibirán en los próximos días diversas delegaciones de la Cruz Roja, que les permitirá dar atención a la población en necesidad.

La Cruz Roja Mexicana se fijó como meta recaudar al menos 360 millones de pesos; el organismo agregó que por cada peso que dona la sociedad, sólo cuatro centavos son para gastos administrativos, mientras que 96 centavos se destinan a servicios humanitarios.

Finalmente, el presidente se dio tiempo para reconocer “a los benefactores de esta institución, empresarios e integrantes de la sociedad civil, no me alcanzaría el tiempo para mencionarlos a todos, pero tienen nuestro reconocimiento, nuestro respeto, nuestra admiración”.

“Y lo mismo a los directivos de esta institución, a los voluntarios y celebrar siempre a nuestro pueblo por su fraternidad, por su solidaridad, por llevar a la práctica un principio milenario -que se  piensa que es cristiano, pero no, viene de tiempo atrás y se retoma desde luego con el cristianismo- pero viene desde la época de los griegos, ya hablaba Aristóteles del amor al prójimo, que esa es la doctrina que nos debe de inspirar siempre”.