Tras los disturbios del miércoles, este jueves se reactivaron las visitas en el Penal del Topo Chico. Al menos unas 20 personas, algunas con niños pequeños, se quedaron a dormir en el exterior del reclusorio, en la calle Cuautla, de la Colonia Morelos, en Monterrey.

Los familiares esperaban que les permitan ingresar para visitar a los internos. Finalmente, las autoridades del centro penitenciario les permitieron ingresar en bloques de seis personas. Informaron que sólo se les permitirá ingresar cinco minutos para ver a su familiar por barandilla.

Se les restringió el ingreso de alimentos y se limitó el ingreso a un familiar por interno. Al exterior del centro penitenciario, se formó una fila de alrededor de unas doscientas personas esperando entrar. Además, se hizo otra fila especial para adultos mayores, para ingresar en bloques de diez personas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.