Con el traslado de 501 reos durante la madrugada de este miércoles, Nuevo León terminó con el hacinamiento en sus penales, aseguró Manuel González Flores, Secretario General de Gobierno. El funcionario estatal informó este jueves la reubicación de 461 hombres al Cefereso 18, en Ramos Arizpe, Coahuila, y 40 mujeres al Cefereso femenil con sede en el Estado de Morelos.

A ello se suma la construcción de 350 celdas en el Centro de Readaptación Social de Apodaca, 350 más que se adicionarán este año al reclusorio de Cadereyta, mientras se prevé el cierre del Penal de Topo Chico para el 2021.

“A la fecha hemos logrado la despresurización de los penales, y tenemos un superávit del 12 por ciento… Terminaremos puntualmente el programa (de despresurización) como se señaló en el principio y tendremos cerrado el Topo Chico en el 2021. Todo el mundo estará en los penales que correspondan, certificados todos, y totalmente bajo el control del estado, cosa que nunca sucedió antes”.

La certificación sería bajo los lineamientos del Proyecto Mérida, que se trabaja en coordinación con el gobierno de Estados Unidos. El primero en certificar será el de Apodaca, continuando por el Juvenil y el de las Mujeres, para después ir por Cadereyta.

Durante un operativo que inició a las 23: 00 horas del martes y concluyó a las 11: 00 horas de este miércoles, más de mil elementos de Fuerza Civil, Seguridad Penitenciaria y Policía Federal apoyaron en el movimiento de los reclusos, sin registrarse incidentes mayores.

Anteriormente se trasladaron otros 657 internos a penales federales, así como 1 mil 090 más a nivel local. Al 26 de marzo, la población total era de 7 mil 070 personas, 2 mil 990 en el Topo Chico, 1 mil 787 en Apodaca, 1 mil 903 en Cadereyta, 336 en el Femenil y 24 en el de Adolescentes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.