Desde hace por lo menos una década, México es el país más violento para ejercer el periodismo en América. Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto hubo 47 asesinatos contra informadores y en el actual gobierno siguen sucediendo, por lo que la organización Artículo 19 exigió detener la violencia contra la prensa.

En su informe “Ante el silencio, ni borrón ni cuenta nueva”, Ana Ruelas, directora para México de Artículo 19, la organización señala que al menos 124 periodistas han sido asesinados del 2000 a 2018, siendo los últimos dos sexenios en donde más sucedieron con 95, y 19 comunicadores fueron desaparecidos en el mismo período.

“El país que dejó Peña Nieto es el más peligroso para ejercer el periodismo en el continente. A lo largo de su sexenio se cometieron 47 asesinatos, 4 desapariciones y un total de 2 mil 502 agresiones y, aun cuando los números son suficientes para causar indignación, no reflejan por sí mismos el terror al que se enfrenta la prensa en este país”.

Con Peña Nieto aumentaron los ataques a prensa

Un total de 544 agresiones contra la prensa se registraron tan sólo en 2018 y al menos 3 mil 594 ataques se perpetraron durante los sexenios de los presidentes Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, cuando las agresiones crecieron 65%.

En la actual administración, desde 1 de diciembre de 2018 y hasta el 20 de febrero de 2019, tres periodistas han sido asesinados.

El reporte refiere que, si bien la violencia contra la prensa se disparó durante la presidencia de Calderón, en el sexenio de Peña Nieto se expandió por todo el país. En Tamaulipas el silencio se convirtió en una forma de vida para las y los periodistas. No obstante, Veracruz sigue siendo la entidad más violenta para ejercer el periodismo.

Tan sólo en 2018, se registraron 9 asesinatos y 230 agresiones fueron vinculadas a funcionarios públicos. Las entidades federativas con mayor número de agresiones fueron Veracruz con 57; Coahuila, 47; Puebla, 45; Ciudad de México, 40; y Oaxaca con 39.

Impunidad para periodistas en México

Durante la presentación del informe, la organización informó que, de acuerdo con información oficial, desde el año 2010 hasta diciembre de 2018, la Fiscalía Especial ha iniciado 1140 investigaciones, consiguiendo 10 sentencias condenatorias, lo que equivale a 0.87% de efectividad en las investigaciones, es decir, 99.13% de impunidad.

“Cuando decimos ‘ante el silencio, ni borrón ni cuenta nueva’, es porque, si queremos gobernabilidad, si buscamos una verdadera democracia, tenemos la responsabilidad y el deber de saber sobre las verdades negadas, manipuladas y ocultas. Todas y todos, gobierno y sociedad, nos tenemos que hacer cargo del pasado, porque no hay cuentas nuevas si las anteriores no quedan saldadas”.

Ruelas destacó que hasta la fecha el gobierno de López Obrador no ha dado a conocer las medidas y políticas que desarrollará para atender la crisis de violencia a la que se enfrenta este grupo, así como la restructuración que realizará en el Mecanismo Federal de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

A través del informe se busca dar cuenta de una serie de factores que el Estado utilizó y utiliza, de manera eficiente y violenta para provocar el silencio; y hacer un llamado para que estos números rojos no continúen creciendo.

Foto propiedad de: @article19mex

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.