Por José Jaime Ruiz

Un retiro hace bien, daña y empaña el espíritu. Contaminar, más que purificar. Mejor será regresar al pueblo, al edén subvertido que no calla, y nada de mutilación en la metralla. Un instinto de Ramón López Velarde ajeno. Y en la ajena sala de reuniones de columnistas, prefiero la ausencia.

Hay orfandad en la Cuarta Transformación. Así Raymundo Riva Palacio. Así Carlos Loret de Mola. Ambos citados por Federico Arreola. Demasiada “ola” para el ripio, para la consonancia. Para una rima mediocre. En fin.

Envejecido o avejentado, Raymundo merece otras lecturas, mejor, otra escritura. Destruido, sus mejores columnas ya pasaron. Estimo mis dichos. Hace meses el presidente Andrés Manuel López Obrador le comentó que era un buen periodista. ¿Lo sigue siendo? Lo dudo.

¿Entrevistó Ray a Dolores Delgado o a Beatriz Gutiérrez Müller? Hasta donde sé, no. Y sin embargo, sin ética periodística, publica: “La polémica sobre la petición de disculpas al rey Felipe VI parecía haber pasado a un segundo plano en la opinión pública, lo que era bueno para que los gobiernos de México y España trabajaran, como quedaron Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador, y la ministra de Justicia española, Dolores Delgado, cuando se reunieron en enero”.

Descarado, resume: “Las dos habían tenido un encontronazo en ese acercamiento, donde la señora Gutiérrez Müller le anticipó que vendría el exhorto y que irían preparando un catálogo de crímenes españoles durante la conquista para ser discutido. Aquello se dio durante la visita de trabajo del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, que no terminó bien. En la despedida, tras las difíciles conversaciones, la señora Gutiérrez Müller se le acercó a su esposo y algo le dijo al oído. Entonces, López Obrador reiteró a Sánchez que la petición de disculpas era algo que no soltarían”.

A ver, Ray, ¿qué le dijo al oído Beatriz a Andrés Manuel? La especulación es tu farsa? A ver, ¿tienes la conversación de WA? Vamos a publicarla.

“Gutiérrez Müller y Delgado establecieron una relación intensa a través de WhatsApp, que topó con baches cuando se filtró la carta que envió López Obrador al monarca español. Sánchez dijo que no habría disculpas, pero lamentó sobre todo la filtración. Este es el gran tema.”

Ya, Ray, ¿por qué no le preguntas a Marcelo Ebrard? Lo conoces.

“La filtración ha sido manejada con mucha especulación por parte de López Obrador, pero, a la vez, con gran hermetismo ante la opinión pública. Sin embargo, funcionarios mexicanos dijeron que en Palacio Nacional tienen identificada a una persona como la responsable de haber filtrado extractos de la carta al diario madrileño El País, que dio la primicia. Esa persona es el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard. Colaboradores cercanos a Ebrard afirman que es absolutamente falso y que se trata de rumores con el único propósito de dañarlo.”

¿Cuáles funcionarios? ¿Quieres dañar a Marcelo? ¿Por qué no reporteas, entrevistas y dejas de especular?

La Cuarta Transformación agarró con los dedos en las puertas palaciegas a Raymundo: “No ha sido un arranque de gobierno terso para Ebrard, aunque parezca lo contrario, y ahora enfrenta las imputaciones de filtrador. ¿Fue él? El significado político de fondo es el choque en los corrillos palaciegos, donde Ebrard está en desventaja y no tiene posibilidades de ganar. El desgaste tenido en las últimas semanas es grande, así como su imagen pública de un político sofisticado. Los señalamientos que le hacen son fuertes –enormes en este momento, cuando menos, para sus aspiraciones presidenciales”.

¿Quién le paga ahora a Riva Palacio? Nostálgico de poder, en su apellido la penitencia categórica: Palacio. Palacio. Inocente pobre amigo, como cantaba el clásico. Necio hasta su ignominia, pretende razón. Pues no. ¿Quién le paga a Ray? ¿De gratis?

@ruizjosejaime

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.