Habitantes de diferentes comunidades del municipio Heliodoro Castillo, ubicado en la Sierra Madre del Sur, advirtieron a los miembros de la Secretaría de la Defensa Nacional que comenzarán a derribar los helicópteros de la corporación que fumiguen los sembradíos de amapola.

Dichas advertencias surgen porque al fumigar los campos, afectan la principal actividad económica de la zona, y ante la negación de las autoridades en apoyar a los comuneros, ellos deben continúan con dicha actividad. Además, señalaron que los químicos con los que la Sedena busca acabar con la amapola, contaminan los ríos y dañan los árboles.

“No nos oponemos a que los fumiguen [los sembradíos de amapola] pero que lo hagan por tierra, y además que nos traigan proyectos productivos para ya no sembrar amapola”.

Señalaron que casi 15 mil habitantes no tienen otra actividad para subsistir, “y por si fuera poco ahora el Ejército viene y rocía los cerros; en algunos lugares hay amapola, pero en otros se dañan los ríos y los árboles”, en dicha zona nacen los ríos Papagayo, Atoyac y el Papanoa.

En una reunión en el poblado de Campo Morado, se congregaron personas de las comunidades Pueblo Viejo, Pandoloma, Tejamanil, El Renacimiento, La Aurora, Saucitos, Chilpancinguito, El Durazno, Agua Zarca, San Vicente, Capulines, Puerto Gallo, El Frío, El Zancudo y La Junta.

Abandonan comunidades por pobreza

Durante el encuentro, los comuneros también expusieron que diferentes familias han ido abandonando sus colonias por la pobreza. Denunciaron que el gobierno no les ha pagado programas como Procampo, Adultos mayores y las becas escolares, además de que faltan medicinas y maestros.

“Estamos en serios problemas, no han llegado las becas para los alumnos; no quieren entregar fertilizantes porque dicen que se usará para sembrar amapola; y por si fuera poco no nos llegó el programa Prospera”, dijo la comerciante Evangelina Dimas.

Por su parte, Artemio Marqués Lucena, lamentó que “el gobierno no nos haya traído nada, a pesar de que votamos por el presidente [López Obrador] Estamos viviendo una crisis sin precedente. Queremos que nos entregue proyectos productivos para ya no sembrar amapola”.

Expresaron que los está viendo como “delincuentes, y la verdad es que no lo somos”. De acuerdo con diferentes medios nacionales y locales, el principal problema es que desde hace dos años bajó el precio del kilo de la goma que se extrae de la amapola (base de la heroína) de 20 mil a 5 mil pesos.

Foto propiedad de: Bernandino Hernández / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.