Un equipo de investigadores israelíes ha impreso de forma tridimensional un corazón completo repleto de células, vasos sanguíneos, ventrículos y cámaras, de acuerdo a un reporte publicado por la revista Advanced Science.

El proceso de impresión del corazón inició con una biopsia del tejido graso que rodea los órganos abdominales, de donde separaron las células del resto de la matriz extracelular que las une; posteriormente, estas células fueron reprogramadas para convertirse en células madre, con la capacidad de diferenciarse en células cardíacas.

La matriz extracelular también fue procesada para generar un hidrogel que sirvió como la “tinta” para la impresión, lo que permitió crear en conjunto (con las células) crear parches cardíacos con vasos sanguíneos, convirtiéndolos después en un corazón completo.

Planean imprimir un “corazón humano”

El profesor Tal Dvir, de la Escuela de Biología Celular Molecular de la Universidad de Tel Aviv, dijo que el prototipo actual es tan pequeño como el de un conejo, en comparación con el de un corazón humano promedio, aunque esta confiado que la misma tecnología funcionará para alcanzar esa magnitud en el futuro.

Si los investigadores tienen éxito, planean trasplantar el corazón impreso de forma tridimensional en animales y, después, los humanos; hasta ahora, los científicos únicamente habían podido imprimir tejidos simples, sin la presencia de vasos sanguíneos.

La importancia de esta tecnología radica principalmente en que los trasplantes de corazón son la única forma de tratar la insuficiencia cardíaca en etapa terminal, siendo el uso de las propias células del paciente la clave para desarrollar tejidos y órganos biocompatibles, eliminando el riesgo de rechazo por parte del cuerpo.

Los investigadores planean entrenar los corazones impresos para que se comporten como los reales, con la mima capacidad de bombear; además, esperan que dentro de diez años estos procedimientos se realicen de forma rutinaria en los mejores hospitales del mundo.

Foto propiedad de: JACK GUEZ / AFP

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.