Para la Comisión Nacional de los Derechos Humanos es urgente atender los problemas derivados de la política energética, disposición de residuos sólidos urbanos, deforestación, calidad del aire y el desarrollo de megaproyectos, y los impactos que generan en el cambio climático.

Con motivo del Día Internacional de la Madre Tierra, la defensoría exhortó a las autoridades de todos los niveles de gobierno establecer una agenda sobre política ambiental y diseñar políticas públicas “para garantizar el derecho humano a un medio ambiente sano, la salud, la alimentación y un nivel de vida adecuado”.

“Es necesario buscar el equilibrio entre las necesidades económicas, sociales, culturales y ambientales, y que el desarrollo sostenible se sustente en los pilares del desarrollo económico, desarrollo social y protección del medio ambiente”.

Para lograr dichos objetivos, la Comisión aclaró que se necesita la participación del sector privado, la sociedad civil, las organizaciones no gubernamentales, los representantes del sector empresarial y las organizaciones internacionales, junto a dependencias de diversos órdenes.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en 2017 los costos por agotamiento y degradación ambiental fueron equivalentes al 4.3% del Producto Interno Bruto, y en el mismo año, solo se gastó 0.6% del PIB en favor del medio ambiente.

La CNDH le recordó al Estado mexicano que toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar. Además de que forma parte de instrumentos internacionales como la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París para combatir el cambio climático. 

Finalmente enfatizó en la necesidad de contar con políticas prevención, mitigación y seguimiento por los derechos humanos de las personas; e invitó a tomar en cuenta las recomendaciones que ha emitido sobre el tema de medio ambiente.

Foto propiedad de: Organización Meteorológica Mundial (OMM)/Marlene Dapozzo Moali.