El Instituto Nacional de las Mujeres vio con buenos ojos la aprobación en el Senado en lo general y en lo particular del reconocimiento a los derechos laborales y sociales de las personas trabajadoras del hogar.

Dicho proyecto, destacó, establece mejores condiciones laborales para las personas que se dedican a esta ocupación y “reivindica y dignifica” esta actividad.

Inmujeres, con base en datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía se estima que en México hay más de 2.3 millones de personas dedicadas al trabajo doméstico remunerado, de la cuales casi el 90 por ciento son mujeres.

Al reconocer la aprobación por unanimidad de los senadores, el organismo subrayó que el dictamen reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de las leyes Federal del Trabajo y del Seguro Social, con el objetivo de garantizar los derechos de las personas empleadas del hogar.

Informalidad y discriminación

Inmujeres recordó que por la falta de una legislación adecuada representaba un obstáculo para diseñar políticas públicas en la materia, favoreciendo así la condición de informalidad de este tipo de empleo y la discriminación a quienes lo realizan.

En este sentido, destacó que estas modificaciones en materia laboral y de seguridad social, que se ajusta a las recomendaciones internacionales y al Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo busca mejorar la calidad de vida de las trabajadoras del hogar y de quienes dependen económicamente de ellas.

“Por lo que será importante vigilar el cumplimiento de estas nuevas disposiciones y denunciar la negligencia de las autoridades y las y los empleadores, cuando las haya”.

Lo que define el dictamen

El dictamen define a la persona trabajadora del hogar como aquella que de manera remunerada realice actividades de cuidados, aseo, asistencia o cualquier otra, inherente al hogar en el marco de una relación laboral, subrayó el Instituto.

Resaltó que lo que se busca es que dicho sector goce de los mismos derechos laborales que cualquier otra persona trabajadora, como jornada laboral de 8 horas, descanso semanal, vacaciones pagadas, salario mínimo y cobertura de seguridad social, incluyendo la protección a la maternidad.

Esto señala la Reforma

Se prohíbe la contratación de menores de 15 años. Precisa que, tratándose de adolescentes mayores a esa edad, la o el patrón tienen que fijar jornadas que no excedan seis horas diarias y 36 horas semanales.

Además, indica que el trabajo del hogar deberá fijarse mediante contrato por escrito -de conformidad con la legislación nacional o con convenios colectivos- que incluya como mínimo el nombre y apellidos de la persona empleadora y de la persona trabajadora del hogar, dirección del lugar de trabajo habitual, fecha de inicio del contrato, período específico de duración y el tipo de labor por realizar, entre otros aspectos.

Foto propiedad de: Isaac Esquivel/Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.