Por primera vez en la historia de la democracia española, las personas con discapacidad intelectual, mental o deterioro cognitivo han podido votar en una jornada electoral, en la que se estima que 100 mil personas con estas condiciones ejercieron este domingo su derecho a voto, hasta ahora vetado para ellas.

La jornada electoral que recién concluyó, dejó como anécdota reseñable el acoso contra dos jóvenes interventoras del partido Ciudadanos por parte de un representante del ultraderechista Vox en la ciudad de Badajoz.

El hombre increpó a las muchachas en tono machista: “Así venís de fresquitas, qué bombón, lo que tienes ahí escondido”. Ante el enojo de ambas mujeres, el sujeto le respondió a una de ellas: “Como sigas así, te vas a convertir en una ‘feminazi”.

Como resultado del incidente se le retiró la acreditación como apoderado de la mesa electoral por parte de Vox, cuyos dirigentes en Badajoz aseguraron que no tolerarán conductas ni comentarios inapropiados.

En tanto, en Barcelona se suscitó una pequeña polémica cuando la candidata del conservador Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, se dirigía a depositar su voto y la increparon algunas personas de tendencia independentista, pero sin mayores consecuencias.

Al inicio de la jornada, los tres partidos minoritarios que aún no cuentan con representación parlamentaria, Recortes Cero-Los Verdes, el partido animalista Pacma y Por un mundo mejor, acusaron que en algunos colegios faltaban sus papeletas para que los electores pudieran elegirlas.

Por otra parte, en la denominada España vacía, es decir, las provincias con menos población, englobadas fundamentalmente en la comunidad de Castilla y León, las elecciones han transcurrido con absoluta normalidad. En algunas localidades las votaciones duraron sólo unos minutos.

Lo anterior se debe a que en algunos casos la población censada no supera los 20 habitantes. Se da la circunstancia que 100 de los 350 escaños que hoy se reparten se deciden en esas provincias despobladas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.