Por Eloy Garza González.

Nuevo León tiene las tarifas de transporte público más caras de todo el país. Sin embargo, es uno de los más deficientes. El servicio que presta al usuario es de pésima calidad, bastante malo. Lo que no impide que los transportistas se den el lujo de ponerse en huelga – irónicamente ellos, como patrones – y suspender el servicio de 4 mil unidades.

Para conseguir una injustificada alza de tarifa, dejaron a la deriva a sus usuarios; para ganar más dinero, desquiciaron el Área Metropolitana de Monterrey; para salirse con la suya, provocaron pérdidas a la industria local por más de 570 millones de pesos.

Miles de trabajadores no pudieron llegar a su trabajo, miles de estudiantes se quedaron sin ir a las aulas, miles de enfermeras tuvieron que desatender a sus pacientes, miles de pequeños comerciantes no abrieron sus changarros. Monterrey se convirtió por varias horas en una ciudad fantasma, y peor: en una urbe sometida al chantaje de unos cuantos empresarios venales, sin escrúpulos.

En Nuevo León la ley faculta al gobierno del Estado a requisar las rutas que pararon su servicio de transporte público. No puede ser menor el castigo a tanta arbitrariedad. Se pasaron de la raya, se excedieron en sus demandas.

Lo que sigue no puede ser aceptar el alza de las tarifas sin más, dejando que estos empresarios se salgan con la suya. Sería una muestra de la impotencia de la población para marcar límites, para tolerar que un ramillete de voraces, cobre a los usuarios lo que se les antoje, aprovechando el monopolio que tienen del servicio de transporte local.

Sería un buen gesto de los gobernantes locales a favor de la población trabajadora, de la gente nuevoleonesa, que se sancione a los transportistas, cancelándoles de una vez por todas sus concesiones o permisos. A veces, es bueno dar un golpe en la mesa, imponiendo autoridad.

Porque entre las presiones por el alza de tarifas, la contaminación que ya borró en una nube de bruma el Cerro de la Silla, y los baches que acribillan el Área Metropolitana de Monterrey, la gente se está cansando. Y por nada del mundo se irá con sus tiliches a otra parte. De ahí son y ahí se morirán. Que mejor se queden sin su negocio los transportistas abusivos. Ellos son los únicos culpables.

eloygarza1969@gmail.com

@eloygarza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.