“Si no logramos disminuir al menos [este problema], el sistema de salud va a quebrar, […] va a ser incapaz de atender en creo que 15 años, 20 años cuando mucho”, advirtió Jaime Nieto, director del Hospital Infantil de México.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición reveló que el 32.1 por ciento de los niños mexicanos de entre 5 y 11 años tiene problemas de sobrepeso u obesidad. Esto coloca a los menores en una situación muy vulnerable frente a enfermedades que pueden ser irreversibles.

A los 12 años, Michelle pesaba 135 kilos: “Nací pesando creo 4 kilos. Cuando llegué a cuarto grado de primaria pesaba 80 kilos, en sexto año ya pesaba 135. Seguía comiendo dulces, jugos, tortas, tacos. Me llegaba a servir doble, algunas veces hasta triple”.

A los 13 años de edad, Michelle presentaba sobrepeso de 75 kilos. Su caso es uno de muchos que le llegan al doctor Jaime Nieto, director del Hospital Infantil de México: “Cuando ve uno radiografías es impresionante como uno ve un esqueletito y un cuerpo […] de 20, 30 centímetros de grasa. Las arterias están llenas de grasa, el hígado graso finalmente es un paso anterior a tener cirrosis, los riñones, todo el organismo”.

De acuerdo con un reportaje del noticiero En Punto, de Televisa, el incremento de la obesidad infantil preocupa cada vez más a las autoridades mexicanas, quienes aseguran que México está lejos de revertir el primer lugar a nivel mundial en este problema de salud pública.

“Estamos viendo niños con pesos mayores de 100 kilogramos, porque no hay una manera adecuada de la prevención, o en ocasiones los familiares también tienen obesidad y no se percatan del problema, lo ven como una situación normal”, Mario Molina, endocrinólogo pediatra del Hospital Infantil de México.

La ayuda de especialistas es clave para que los menores reviertan el problema

En un inicio, Michelle intentó conformarse con su apariencia, pero finalmente le incomodó: “Entré en un periodo de depresión. Mis compañeritos empezaron a querer salir, yo no podía salir con ellos porque me sentía mal, que la gente me viera a lado de mis compañeritos que están chiquitos, delgaditos y a mí me vieran del doble, o del triple de ellos”.

Con apoyo de especialistas del Hospital Infantil de México, la ahora adolescente 16 años, ha logrado reducir 40 kilos que le han evitado complicaciones futuras en su salud.

“Un niño de 15, 17 años, tiene el mismo riesgo de tener un infarto que un individuo de 70, 75 años que tenga más de 100, 120 kilos a los 14 años, su expectativa de vida son 49 años. Si no logramos disminuir al menos, el sistema de salud va a quebrar, así: se va a fracturar, va a ser incapaz de atender en creo que 15 años, 20 años cuando mucho”, dijo Jaime Nieto, Director General del Hospital Infantil de México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.