Por Jorge Narváez.

Una carrera de ídolo en el fútbol mexicano puede verse frustrada con sólo un mal paso que se dé.

Hemos visto cómo borracheras (Marco Fabián), secuestros dudosos (Alan Pulido), escorts (Selección Mexicana), agresiones con tenedor (Luis Quiñones), y recientemente denuncias por abuso infantil (Jesús Arellano), han marcado y etiquetado la carrera del jugador.

Actualmente ‘El Cabrito’ Arellano, ex Rayado y Chiva, está en el ojo del huracán al tener en su contra una denuncia por un presunto abuso contra una menor de edad.

El regiomontano no se presentó a una audiencia en enero de 2017, y desde entonces estaba prófugo de la Justicia; hasta que finalmente, el sábado 4 de mayo, dos años y cuatro meses después, fue capturado.

Arellano dejó de lado tres títulos de Liga y tres llamados a la Selección Mexicana para participar en mundiales por una mancha en su historial.

Ahora, de ser un referente, un ídolo para la afición, posiblemente tendrá, en la cárcel, otro ‘público’ que le escuche contar cómo fue que logró esos títulos y su experiencia en mundiales. Un público literalmente cautivo.

Es evidente que este caso es muy sonado por tratarse de un jugador que estuvo en uno de los equipos (Rayados) que en estos días está dando de qué hablar. Y hay que tener cuidado con adelantar juicios, porque ‘El Cabrito’ sólo está siendo implicado en un caso tan vergonzoso, no hay todavía la certeza de que sea culpable.

Pero los abusos contra menores se dan a diario y en personas comunes. Y este es un buen momento para que entendamos que detrás de toda la gloria y toda la fama que da el deporte, hay siempre una persona común, a lo mejor abrumada, afectada por esa fama.

Pareciera que la vida de los jugadores es casi perfecta, por los sueldos, premios, lujos, etcétera, pero claramente las directivas han olvidado un punto que puede ser clave para los jugadores: sesiones psicológicas obligatorias.

@soyjorgenarvaez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.