Pese a que la temporada invernal ya concluyó, el número de casos de influenza y muertes por ello sigue en aumento. Al cierre de la última semana epidemiológica, Nuevo León sumó 165 episodios, 112 del tipo A H1N1, 21 A H3N2, 31 B, y 8 fallecimientos. Tan solo de una semana a otra, se registró un nuevo deceso y seis pacientes adicionales.

Manuel de la O Cavazos, secretario de Salud en el Estado, llamó a no bajar la guardia contra este padecimiento. Menores de seis meses a cinco años, adultos mayores, mujeres embarazadas, personal de salud y personas con alguna enfermedad crónica como diabetes, hipertensión, cáncer, padecimientos del corazón, o VIH/SIDA, se encuentran entre los grupos vulnerables.

La influenza es una enfermedad contagiosa que puede prevenirse con la vacunación. Durante la temporada, la Secretaría de Salud en el Estado aplicó más de un millón 400 mil dosis.

“Es muy importante que se vacunen, sobre todo las personas que se encuentran entre los grupos de riesgo. Estas personas es más probable que se compliquen si les llega a dar esta enfermedad, por eso es importante que se vacunen e inviten a sus familiares a que lo hagan”, dijo Manuel de la O.

Fiebre súbita, tos generalmente seca, dolores musculares y articulares, así como de cabeza, malestar general y secreción nasal, son algunos de sus síntomas. Entre las recomendaciones está también el evitar exponerse a los cambios bruscos de temperatura, cubrirse con el ángulo interno del brazo al toser o estornudar, y acudir a consulta ante cualquier malestar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.