El académico de la Universidad Nacional Autónoma de México, Gerson Hernández, dijo que el ejercicio del periodismo en México pasa por un momento álgido debido a las amenazas del crimen organizado y a agresiones de gobiernos locales.

Con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, celebrado el pasado 3 de mayo, el profesor de asignatura de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales declaró a la Gaceta UNAM que los riesgos para los periodistas varían mucho de acuerdo a su lugar de residencia y, por ejemplo, en Ciudad de México los ataques son mucho menores que en otros estados, e incluso gozan de un marco legal que les permite no revelar sus fuentes, “algo que debería ser obligado en el ámbito nacional. Los periodistas de la CDMX viven como en un santuario”.

Por otro lado, lamentó que todavía exista una relación poco sana entre el gobierno y los medios de comunicación debido a las partidas presupuestales para publicidad y, en este sentido, “se sigue practicando la línea del presidente que decía ‘no pago para que me peguen’”.

Medios de comunicación, contrapeso a regímenes autoritarios

El académico resaltó además que el último reporte de la organización World Justice Proyect, en el que se realiza una encuesta entre periodistas de 136 países “se concluye que los medios de información actúan como un contrapeso frente a los poderes autoritarios”, por lo que es muy importante protegerlos.

“La libertad de expresión y el derecho a la información están plasmados en la Constitución. No los estamos inventando, y es una condición que el gobierno debe garantizar cotidianamente; no sólo en las jornadas electorales La gran responsabilidad de las personas que hacen periodismo o lo estudian es exigir la rendición de cuentas de nuestras autoridades”.

Finalmente, reconoció que existen algunos excesos en redes sociales, pues “cualquier persona con un aparatito tiene el poder de emitir mensajes irresponsablemente”; sin embargo, agregó que “aun así representa un riesgo legislar la internet, en general” salvo en algunos casos como la seguridad de los niños y el impacto del crimen organizado.

Foto propiedad de: Cuartoscuro