Por Francisco Tijerina.

“¿hablamos de leyes o de justicia?”

Yomero

Debo conceder la razón al Presidente López Obrador cuando hace referencia a lo distinto que pueden resultar las leyes y la justicia.

Hace tres años Juan José Celaya Esparza, un operador de revolvedora de cemento se encontraba trabajando afuera de una obra en la banqueta de una calle en San Pedro Garza García, Nuevo León, cuando repentinamente una mujer que conducía a exceso de velocidad perdió el control, el vehículo subió a la banqueta arrollando a Juan José y su compañero que resultó muerto, mientras Celaya quedó cuadrapléjico.

La dueña del vehículo y la conductora aceptaron la responsabilidad, pero con todo y ello la compañía Quálitas Seguros se ha negado a pagar la indemnización completa combatiendo legalmente las sentencias.

Hoy Juan José permanece en una cama reclinable y su tratamiento entre medicinas y suplementos cuesta alrededor de 10 mil pesos mensuales que su familia no completa reunir desde hace dos meses, a pesar de haber vendido dos grúas que eran su único patrimonio.

Quálitas Seguros ha ofrecido a la víctima de este accidente montos que van de los 80 a los 300 mil pesos por desistirse de seguir exigiendo el pago completo, con la advertencia de que cuanto más se tarde en firmar, menor será el pago.

Es el caso de la mayor parte de los seguros que se convierten en un lío cuando quieres cobrar, pero cuando lo adquieres son rápidos, eficientes y expeditos.

¿Dónde está la justicia? ¿Quién nos defiende de estos pillos?

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.