La oficina de la Policía Internacional (Interpol) giró una ficha roja para la búsqueda y localización de Mario Marín, exgobernador del estado de Puebla acusado por el delito de tortura en contra de la periodista Lydia Cacho.

En declaraciones al diario Reforma, el titular de la Fiscalía General de la República, Alejandro Gertz Manero, dijo que la orden fue liberada desde el pasado 11 de abril, cuando un tribunal en el estado de Quintana Roo ordenó su arresto y el de sus cómplices, el empresario Kamel Nacif y el ex jefe de la Policía de Puebla, Hugo Adolfo Karam, quienes también forman parte de la búsqueda internacional.

“El mismo día en que tuvimos la orden de aprehensión que nosotros pedimos, se emitió la ficha roja. Quien haya dicho lo contrario no está diciendo la verdad”.

La queja de Lydia Cacho

A finales de abril, la periodista Lydia Cacho denunció que la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General de la República no publicó la alerta roja para la Interpol. A través de su cuenta de Twitter, la periodista acusó, junto a una captura de la página de la Interpol, que no existía ninguna alerta roja para Mario Marín, Kamel Nacif, Hugo Adolfo Karam Beltrán y Juan Sánchez Moreno, que tenía que emitirse el 13 de abril.

En su reporte “arrobó” al presidente Andrés Manuel López Obrador, tras acusar que se dejaron pasar 15 días “para que escaparan”. La periodista recordó que Marín Torres, Nacif Borge, Karam y Sánchez Moreno son prófugos de la justicia, según declaró la FGR, por lo que, al subirlos a la página de la Interpol, se genera una Alerta Roja Internacional de búsqueda.

Cacho dijo que tras 15 años de perseguir a una red internacional de traficantes de menores de edad, se concentrará en encontrar a los responsables y que los tribunales realicen su trabajo: “Tenemos que sentar precedentes contra la colusión de servidores públicos y trata de personas”

Los “demonios” que acosaron a Lydia

La orden de aprehensión en contra de Marín, Nacif y Karam forma parte del caso de tortura sufrido por Lydia Cacho en 2005, cuando fue trasladada por tierra del puerto de Cancún a la ciudad de Puebla, con policías golpeándola y amenazándola de muerte durante todo el trayecto.

Fueron 30 horas las que pasó en prisión y para su liberación tuvo que pagar una fianza de 106 mil pesos. No fue sino hasta un año después que se dejó sin materia la causa penal de calumnia y difamación presentada por Nacif.

En su libro “Los Demonios del Edén”, la periodista reveló una red de pornografía infantil encabezada por el empresario Jean Succar Kuri, quien en 2011 fue sentenciado a 112 años de prisión por los delitos de pornografía infantil y corrupción de menores. Según lo expuesto en la investigación de Cacho, tanto Marín como Nacif brindaban protección a los abusos del pederasta.

Hasta hace unas semanas, Marín era considerado como un activo por los priistas de Puebla de cara a la elección extraordinaria del próximo mes de julio. Aún con la confirmación de la orden de aprehensión en su contra, diversos militantes de dicha fuerza política denunciaron un uso político del proceso y aseguraron que el presunto torturador se encontraba “de vacaciones”.

Foto propiedad de: Archivo Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.