Este martes, Brian Kemp, gobernador del estado de Georgia, al sureste de Estados Unidos, firmó la ley anti-aborto “latido del corazón”, una de las medidas más restrictivas del país, que prohíbe interrumpir el embarazo después de las seis semanas de gestación, “cuando se empieza a oír el latido del corazón”.

“Nosotros protegemos a los inocentes, defendemos a los vulnerables, a los que no pueden hablar por sí mismos. Permitiremos que preciosos bebés crezcan y desarrollen el potencial que les dio Dios”.

La firma llega después de semanas de intensas protestas contra la medida y marcará el inicio de una posible batalla judicial, ante lo que Kemp asegura que está cumpliendo su promesa de poner en marcha “la legislación más restrictiva del aborto en el país”.

Con Georgia, suman 6 estados que, hasta ahora, han aprobado medidas que prohíben el aborto apenas se pueda escuchar el “latido del corazón”: Ohio, Mississippi, Kentucky, Iowa y Dakota del Norte. Mientras que otras demarcaciones como Florida y Texas, están considerando leyes parecidas.

Aunque los gobernadores hayan firmado dichas legislaciones, todas han sido bloqueadas por un juez o serán llevadas a tribunales. Pero republicanos y activistas antiaborto esperan que estas medidas adelanten batallas legales para llegar a la Corte Suprema de Justicia.

La medida de Georgia dice que no se puede abortar cuando “se puede detectar el latido de un corazón humano”, pero hace la excepción en casos de violación e incesto y para salvar la vida de la madre. Otra excepción es cuando se determina que el feto no es viable debido a razones médicas.

La ley del latido del corazón es inconstitucional

De acuerdo con ACLU, la mayor agrupación de defensa de derechos humanos de Estados Unidos, se han comprometido entablar una demanda contra la legislación, que consideran inconstitucional.

“Con esta ley, el Gran Gobierno criminaliza la decisión más íntima que hacen mujeres y parejas, y contradice 50 años de precedentes en la Corte Suprema de Justicia”, dijo Andrea Young, directora ejecutiva del grupo.

En 1973, un caso llamado “Roe versus Wade” que llegó a la Corte Suprema garantizó el derecho al aborto en todo el país. Desde entonces, los conservadores han intentado revertirlo, y que ahora pueden lograrlo pues allí se encontrarán con una mayoría de jueces conservadores, debido a los nombramientos del presidente Donald Trump.

Con información de AFP y Univisión

Foto propiedad de: Alberto Roa / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.