Por Jorge Narváez.

La generación Millennials y Centennials están viviendo una época de oro con los clubes regiomontanos… Claro, a los que les gusta el futbol. Mi padre jamás podrá contarme anécdotas de futbol como las que podría yo contarle a mis hijos y nietos.

Una nueva historia se está escribiendo en donde los protagonistas del fútbol mexicano son los equipos representativos de Nuevo León. Quedó en el olvido aquel escenario del descenso de Club Tigres; ahora la “carrilla” se centra en las finales.

Desde el 2017, cuando que se llevó a cabo la primera final regia, sabíamos que independientemente del resultado, el partido sería escrito en el libro del fútbol (No hay, pero cuando lo escriban). Después llegaron otras finales como la Femenil. Que coincidentemente también la ganó el Club Tigres.

Muy pronto llegó la revancha para los varones, aunque unos dicen que no tiene validez y otros que sí. Es verdad que son de torneos diferentes, pero lo importante es que la afición se metió al ambiente del partido, dejando a un lado a la Concacaf, y se enfocó en lo esencial: otra final regiomontana. En esta ocasión los Rayados tuvieron la oportunidad de saborear qué se siente ganarle al rival de la ciudad en un juego de campeonato.

Unos días después llegó, también de manera muy precipitada, la Final Regia Femenil: la revancha (esta sí es revancha en todo el sentido de la palabra).

Y no sólo el fútbol. En el béisbol, Sultanes es el último campeón de la LMB. Mientras que Fuerza Regia sumó un título más a la vitrina de la LNBP.

Llegarán más Finales Regias, quizá. Será Tigres: no sé. Será Rayados: tampoco sé. Seguirá la sana rivalidad: por supuesto (y esperamos que sea sana). Los regios, Rayados y Tigres, pelearán por ser los más grandes, a veces a pesar de ellos mismos: de eso no hay duda.

Hoy los equipos representativos de Nuevo León están trabajando para destacar y cumplir un solo objetivo: los del Norte también pueden ser de los equipos grandes.

Por ahora no hay mucho que pedirle a otros clubes o aficiones. En inversión, Rayados está muy encima de la mayoría de los equipos mexicanos. En calidad de jugadores, Tigres se ha mantenido como de los mejores planteles. En afición, ambos clubes tienen las mejores entradas, envidiables para Cruz Azul, Pumas o Toluca.

El momento hay que disfrutarlo, porque está historia algún día acabará y los protagonistas serán otros. El futbol es emoción, es pasión desbordada, pero dura muy poco. Lo importante es tener anécdotas que compartir con las próximas generaciones.

@soyjorgenarvaez

Fotografía propiedad de: Once Diario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.