Por José Jaime Ruiz.

Publica hoy El Norte (Grupo Reforma): “Dio discurso, bromeó con las festejadas, bailó con una de ellas, regaló viajes y hasta presentó a su pareja…

“Ya con toda la actitud suspirante a la Gubernatura en plena campaña se vio ayer al ex Secretario de Economía federal, Ildefonso ‘Poncho’ Guajardo en el festejo a las madres en la Escuela Secundaria 50, Lic. José Vasconcelos, de la Colonia Primavera…

“El priista fue sentado en la mesa de honor con la directora del plantel, personal de la escuela y madres de familia, y of cors, que no perdió la oportunidad de placearse entre los 500 asistentes…

“Ya encarrerado y tras echarse una bailadita con una de las mamás y rifar dos viajes a Cancún, aclarando que los pagó de su bolsillo, ‘Poncho’ aprovechó la pachanga para presentar a la pre-pre-precandidata a Primera Dama del Estado, perdón, a su pareja, a quien no mencionó de nombre”.

No sé si Martha Alicia Treviño, directora editorial de El Norte, suscribió la columna “M.A.Kiavelo”, equivalente a “Templo Mayor” de Reforma. Martha es una gran amiga histórica, vecindad mediante, de Ildefonso. Ni le he preguntado ni le preguntaré. Pero la jiribilla sexual de los comentarios es evidente.

¿Es necesario que Ildefonso, para su pretensión a la gubernatura de Nuevo León, requiera de una pareja heterosexual? Tal vez. En su historia pública no se le conoce haber estado casado ni tener hijos. Al menos hasta ahora. Sesentón, Ildefonso tiene pareja.

Celebrar el Día de las Madres es un insulto a las madres. Rebajar a la mujer a su condición de madre, no de mujer. Hacerlo simbólicamente desde una escuela llamada “José Vasconcelos”, el defensor de una de las maneras del machismo mexicano, es paradójico, por decir lo menos. Nada qué ver con la yucateca familia Carrillo Puerto.

¿Se equivoca Ildefonso Guajardo en su apuesta pública? No lo sé. Lo lamentable es usar a una mujer en búsqueda de la gubernatura. Legitimarse socialmente. “Pareja”, en este caso, significa denigrar. Quiéranlo o no, José Natividad González Parás ha sido el último gobernador real de Nuevo León, su error fue imponer a Rodrigo Medina de la Cruz, un niño farsante con un padre que denigra. Doce años de desperdicio se suman con el ascenso del fiasco del gobierno de mi tocayo Jaime Rodríguez Calderón.

¿Ilde puede ser un buen gobernador de Nuevo León? Sin duda. Sin embargo, la marca del PRI lo disminuye y no tiene qué aparentar lo que no es. Eso no suma, resta. Para su campaña, Guajardo consigue el dinero, el apoyo, pero su problema es estratégico, ¿cómo ser candidato? La verdadera pareja de Ildefonso es su candidatura. ¿Lo entiende?

@ruizjosejaime

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.