La próxima reunión a nivel de cancilleres de Rusia y Estados Unidos partirá de que una intervención militar en Venezuela debe evitarse, pero también que es necesario un compromiso político, adelantó un analista.

Moscú y Washington se centrarán en sus intereses económicos y geopolíticos en esas negociaciones, señaló Andrés Serbin, miembro del Valdai International Discussion Club en entrevista con la agencia rusa Itar Tass.

El director ejecutivo de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales se refirió al encuentro de esta semana entre el canciller ruso Sergey Lavrov y el secretario estadunidense de Estado, Mike Pompeo, en el balneario ruso de Sochi.

Recordó que mientras Washington ha regresado a la Doctrina Monroe y no quiere fuerzas extranjeras en América Latina, Rusia ve a Venezuela como un importante y estratégico sitio.

En ese marco la diplomacia estadounidense no puede permitir al presidente venezolano Nicolás Maduro mantenerse en el poder, pero la cuestión es qué concesiones está dispuesta a hacer, destacó.

Por ejemplo, garantizar que toda la deuda venezolana será pagada, relajar las sanciones occidentales por la crisis en Ucrania, hacer concesiones a Irán a cambio de una transición política o el retiro del pequeño contingente militar ruso en Venezuela.

Y, por la otra parte, qué es lo que Moscú está listo para discutir a cambio de las propuestas estadounidenses, señaló el antropólogo y doctor en ciencia política miembro del Valdai Club, fundado en 2004 que ha evolucionado a temas globales desde su original interés en asuntos rusos.

Lavrov y Pompeo se reunirán por segunda vez en una semana con el tema Venezuela en la parte central de una agenda que incluye asuntos como Siria e Irán. El pasado 6 de mayo en Rovaniemi, Finlandia, el canciller ruso indicó tras su encuentro con Pompeo que no ve partidarios de una solución militar en el país sudamericano.

El 23 de enero último el líder de la legislativa Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se autoproclamó presidente encargado de Venezuela al considerar faltas de legitimidad en las elecciones del año pasado en que el presidente Nicolás Maduro obtuvo su reelección.

El pasado 30 de abril el legislador encabezó un fallido movimiento que intentó el desconocimiento de Maduro por parte del ejército, y en días recientes ha indicado que estaría dispuesto a una intervención militar estadunidense.

Este lunes 13 el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos se reunirá en Washington para también abordar el tema Venezuela, en particular la detención del vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, arrestado tras los hechos del pasado 30 de abril.

Serbin añadió que la buena noticia es que las reuniones Lavrov-Pompeo muestran que el diálogo sobre Venezuela se ha reanudado, y recordó que hay otras fuerzas involucradas.

Desde luego el gobierno del presidente Maduro así como la oposición, el ejército del país andino, las guerrillas colombianas, las redes de crimen, el Grupo de Lima, Cuba y los países caribeños, la Unión Europea, China y el Vaticano, precisó.

Sin embargo, si Rusia y Estados Unidos alcanzan un acuerdo y se neutralizan en lo que toca a la crisis venezolana, la cuestión que seguiría es si eso ayudaría al pueblo venezolano a resolver la actual crisis, señaló.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.