Este martes 14 de mayo, Ramón Serna Servín, a los 61 años, murió víctima de cáncer. Ramón Serna llegó a ser diputado local por el PRI, líder de sección, amigo de grandes políticos y gobernantes, además peleó rutas urbanas con el movimiento de masas y a golpes.

Inclusive en vida llegó a estar preso por enfrentarse con adversarios de poder y enemigos a la causa del autotransporte de la CROC, así eran los tiempos, así era Ramón Serna.

Desde hace un año atrás su padecimiento empezó hacer estragos en su salud, lo que obligó al dirigente obrero a reducir su agenda de actividades. Desde hace días dejó de asistir, como habitualmente lo acostumbraba, a su oficina ubicada en la planta baja del edificio de la central obrera de Félix U. Gómez y Espinosa en Monterrey.

Siempre fue un hombre de convicciones firmes, controversial y de carácter fuerte, Serna Servín se distinguió siempre por defender con lealtad las siglas de la CROC y enarbolar con pasión la lucha por los intereses y derechos de la clase trabajadora.

A Ramón Serna le sobreviven su esposa Leticia Cisneros de Serna, sus hijos Ramón, Agustín y Luis Serna Cisneros y sus hermanos, Concepción, Josefina, Silvia, Luis, Juan Antonio, Óscar y Osvaldo Serna Servín, familias inmersas en el sindicalismo local y nacional.

Ante ello, el dirigente estatal de la CROC, Félix Coronado Hernández, emitió a nombre de su organización, sus más sinceras condolencias a sus familiares y seres queridos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.