El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, exigió este martes al gobierno de Estados Unidos cumplir con la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y demandó protección a su embajada en Washington y a los activistas que se encuentran en ese recinto.

Arreaza también exigió respeto a la integridad y derechos humanos de los activistas que se encuentran en la sede diplomática venezolana y que han sufrido el asedio de las fuerzas de seguridad estadounidenses.

“Por enésima vez exigimos al gobierno de Estados Unidos que cumpla con la Convención sobre Relaciones Diplomáticas, proteja nuestro local diplomático en Washington y respete los Derechos Humanos de los activistas que protegen el edificio con autorización del Gobierno Bolivariano de Venezuela”, escribió el canciller venezolano en su cuenta de la red social Twitter.

La exigencia de Arreaza se da luego que el lunes, la policía de Estados Unidos pretendía desalojar a los activistas, a quienes entregó un documento en el que la Casa Blanca reconoce al enviado del diputado opositor Juan Guaidó.

Sin embargo, los activistas contestaron a través de un comunicado que después de 34 días en la embajada, “están preparados para permanecer el tiempo que sea necesario”, informó la estatal Venezolana de Television. Y afirmaron que “Si bien todos somos ciudadanos estadounidenses, no somos agentes de los Estados Unidos. Mientras estamos aquí con el permiso del gobierno venezolano, no somos sus agentes o representantes”. Se dijeron “protectores interinos con la esperanza de que las dos naciones puedan negociar esta resolución. Si esto ocurre, sacaremos las pancartas del edificio, empacaremos nuestros materiales y nos iremos voluntariamente. La electricidad podría estar encendida y saldremos”.

Mientras tanto, en Caracas, diputados de oposición denunciaron que la Asamblea Nacional no pudo sesionar, porque el recinto legislativo fue acordonado por elementos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía Nacional Bolivariana, en busca de una presunta bomba.

El diputado Jorge Millán aseguró que los legisladores van a “insistir en la sesión” que debió efectuarse este martes y acotó que las presuntas bombas por las que se encuentran efectivos del Sebin en las instalaciones de la Asamblea Nacional son un “engaño” para “impedir que hoy funcione el Parlamento”.

La sesión de Asamblea Nacional, de oposición, de este martes fue suspendida y convocada para el miércoles, debido a la presencia de los funcionarios policiales en las instalaciones del recinto legislativo, publicó el periódico venezolano El Nacional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.