La nave espacial china Chang’e-4, que aterrizó en la Luna en enero pasado, encontró minerales en la superficie que al parecer procederían del manto lunar, por lo que de confirmarse, este hallazgo podría ofrecer una visión del desarrollo temprano del satélite natural terrestre.

Se trata de fragmentos de olivino y piroxeno encontrados por el vehículo lunar Yutu-2 en una vasta depresión de la superficie, y parecen confirmar la legendaria idea sobre el origen de un enorme cráter en la Luna, el cual habría sido formado por el impacto de un asteroide hace millones de años.

Con esta nueva evidencia mineral, los investigadores sugieren que el impacto del asteroide fue tan poderoso que atravesó la corteza de la Luna, haciendo “brotar” rocas de la capa inferior llamada manto.

El equipo de científicos dirigidos por Li Chunlai, con los Observatorios Astronómicos Nacionales de China, bajo la Academia China de Ciencias, dio cuenta del hallazgo en la superficie lunar en un artículo publicado este jueves en la revista especializada Nature.

Con la esperanza de hallar muestras que dieran información sobre cómo se formó y evolucionó la Luna, Chang’e 4 aterrizó en la depresión de mayor impacto del astro, la cuenca del Polo Sur-Aitken, y desplegó al Yutu-2, que registró los espectros de luz reflejados en el suelo con su espectrómetro visible y de infrarrojo.

Cuando los investigadores analizaron estos espectros capturados en dos sitios diferentes de la superficie del cráter, lo que vieron “fue bastante diferente” al material normal de la superficie lunar, afirma el coautor del estudio Dawei Liu, científico planetario de la Academia China de Ciencias.

Los espectros de Yutu-2 revelaron un suelo dominado por olivino y piroxeno con bajo contenido de calcio, que se cree son ingredientes del manto lunar, refieren los científicos y precisan que la superficie parecía contener aproximadamente 48 por ciento del primer mineral y 42 por ciento del segundo bajo en calcio.

Varios científicos celebraron el hallazgo chino, sin embargo coincidieron en la necesidad de realizar observaciones de seguimiento para corroborar la presencia de esos minerales de roca en la superficie, pues podrían confundirse con la plagioclasa, que crea firmas espectrales similares al olivino.

Los científicos afirman que el Yutu-2 continuarán investigando los materiales del manto con la intención de preparar una futura misión a la Luna que traiga muestras a la Tierra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.