El gobierno de Venezuela y la oposición política llevan a cabo conversaciones en Noruega, confirmó el embajador venezolano ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Jorge Valero, en momentos en que Caracas evalúa una respuesta “recíproca” a la irrupción a su embajada en Estados Unidos.

“Hay conversaciones en Noruega entre el gobierno de Venezuela y los opositores”, aseguró a la prensa Valero, representante del gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro, tras indicar que “no puedo dar detalles” sobre los diálogos.

“Sí, hay conversaciones entre el gobierno bolivariano y los sectores democráticos de la oposición”, enfatizó.

“Desafortunadamente, también hay una oposición que es belicista, terrorista y fascista (…) simplemente títeres del imperio estadounidense”, aseveró el diplomático, tras denunciar una injerencia de Estados Unidos, a cuyo presidente Donald Trump, calificó como “un criminal de guerra”.

Valero confirmó la celebración de los diálogos entre gobierno y oposición, luego que el miércoles la emisora pública noruega NRK informó que las partes se reunieron antes en Cuba y esta es la segunda vez que se encuentran en Oslo, donde las conversaciones se han desarrollado durante varios días en un lugar secreto.

En Caracas, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, aseguró que el gobierno de su país evalúa una respuesta en el marco del Derecho Internacional ante el desalojo de su embajada en Washington y el arresto de cuatro activistas afines al presidente Maduro.

“El gobierno de Venezuela se reserva y evalúa respuestas en el marco del Derecho Internacional, amparadas en el reconocido principio de reciprocidad”, escribió el canciller en su cuenta de la red Twitter.

Destacó que “la moral de los cuatro activistas es más poderosa que la fuerza represiva de las decenas de policías armados desplegados”.

La policía estadounidense desalojó este jueves a los cuatro activistas del llamado “Colectivo de Protección de la Embajada”, que permanecían en la sede diplomática del país sudamericano en Washington desde abril pasado.

Ante ello el canciller denunció en un tuit que “hoy amanece nuestro local diplomático en Washington tomado e invadido por un despliegue policial sin precedentes. Incumplen sus obligaciones de la Convención de Viena y violan los Derechos Humanos de los activistas que han protegido nuestra Embajada con nuestra autorización”.

Señaló que “una vez más la administración Trump demuestra que le duele la verdad y reacciona con soberbia violando el Derecho Internacional”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.