En un par de ataques simultáneos a bares del centro de Monterrey, dos personas murieron la madrugada de este domingo. Los agresores lograron darse a la fuga y no se reportaron más lesionados en los hechos.

Los sicarios fueron directamente contra las víctimas, y uno de los baleados alcanzó a ser llevado a un hospital, sin embargo, falleció poco después por las lesiones que sufrió en diferentes partes del cuerpo. Esta agresión se registró alrededor de las 01:25 horas, en el negocio conocido como La Tornaboda, ubicado en el cruce de las calles Reforma y Rayón.

En las indagatorias de las autoridades y por versión de algunos testigos, al antro entraron al menos dos hombres que llegaron en un vehículo y entraron al local. Una vez que ubicaron a la persona por la que iban, le dispararon en diversas ocasiones, alrededor de tres veces, incluso le dieron el tiro de gracia. Los delincuentes salieron rápidamente del bar una vez que privaron de la vida a la persona, y ante la mirada de clientes y empleados.

Mientras se reportaba esta ejecución a las autoridades, hubo otra agresión en el negocio El Nuevo Bakará, ubicado en el cruce de la Avenida Bernardo Reyes y calle Reforma, a cuatro cuadras de La Tornaboda. En el lugar los sicarios entraron y le dispararon a un hombre en diversas ocasiones, para luego salir del establecimiento. El hombre herido se retiró del sitio y caminó hasta el cruce de Bernardo Reyes y Colón, donde lo auxiliaron paramédicos de una empresa privada. Fue trasladado en una ambulancia al Hospital de Universitario, en donde falleció a los pocos minutos de haber ingresado.

Los hechos movilización a elementos de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, así como de la Agencia Estatal de Investigaciones, además de militares, y personal del Instituto de Criminalística y Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia, quienes revisaron la escena del crimen y levantaron evidencias, entre otras algunos casquillos.

En el lugar de los hechos los elementos de la policía se entrevistaron con algunos testigos, en su mayoría empleados, además se revisan cámaras de seguridad en que pudieron haber sido captados los delincuentes.

Hasta esta tarde, la Fiscalía General de Justicia no había identificado a los fallecidos, que permanecen en el Anfiteatro del Hospital Universitario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.