En días pasados se han hecho públicas algunas diferencias entre el presidente López Obrador y el ingeniero Slim Helú, propietario del principal grupo de telecomunicaciones en México. Lo anterior con relación a la factibilidad de hacer llegar la conectividad y acceso al Internet a todas las localidades del país, hablando de forma particular de las comunidades más apartadas.

Independientemente de si estás diferencias sean normales o no en una relación gobierno-empresariado, como afirmó el propio Carlos Slim, el tema y la evidente necesidad de un “Internet para todos” en México hizo escalar esas posiciones encontradas ante la opinión pública.

Muy pronto el debate se polarizó y se centró en apoyar a uno u otro personaje. Esto es, coincidir con López Obrador de que, a falta de inversión de la iniciativa privada, el Estado debía establecer una compañía pública que proveyera de la infraestructura y capacidades necesarias para ofrecer internet, si bien esto no significará una rentabilidad para el gobierno o, bien, apoyar la posición —expresada de una manera un tanto cuanto irónica—, de Slim Helú de que no era viable que el Estado lo hiciera, independientemente de la mucha o poca infraestructura con la que se contaba.

Debido a lo anterior, la casa encuestadora Opinión Pública, Marketing e Imagen y la consultora Social Research Solutions (siguiendo la metodología de levantamiento de 800 encuestas telefónicas, con operadora, desde un call center, con una selección aleatoria de los entrevistados, entre el 18 y el 19 de mayo de 2019), se hicieron a la tarea de preguntar lo siguiente a través de AMLOVEmetrics:

Queda claro por los resultados arrojados, que la popularidad del presidente le da amplio espacio para contrarrestar la de un hombre icónico y mediático de las telecomunicaciones, como sin duda lo es Carlos Slim; la quinta personas más acaudalada del mundo.

Adicionalmente, hay que subrayar que el tema de la conectividad adquiere un valor especial; la telefonía móvil y el acceso a Internet se considera un bien básico, además de estar normado en la Constitución como un derecho universal.

Probablemente, en una de sus recientes giras López Obrador envió un mensaje adicional al empresario en este sentido, al quejarse y aducir a la falta de señal celular la razón por la que no pudo establecer contacto con el presidente norteamericano, Donald Trump, para congratularse del acuerdo alcanzado en materia de aranceles para el acero.

En todo caso, lo que es un hecho es que, por lo que al debate público se refiere, ni AMLO ni Slim probablemente desean escalar el pleito, pero tal parece que la sociedad -por la cantidad y tono de los comentarios que se han dado en fechas recientes en medios y prensa-, sí tiene mucho que opinar. Ello augura que el tema no será fácilmente olvidado y que seguirá en los reflectores.

Las encuestas de AMLOVEmetrics se publican regularmente en SDPnoticias.

Foto propiedad de: SDPnoticias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.