El equipo de Ricardo Ferretti hizo lo necesario y le ganó a León por 1-0 por la Ida de la Final para acercarse al campeonato del Clausura 2019.

Tigres necesitó de tres ingredientes para comenzar la fórmula del campeonato: el hambre del galo por anotar el gol que lo empareja a Tomás Boy -máximos anotadores en la historia del Club Tigres-, la experiencia de sus jugadores y la peor actuación del León en la Liguilla del Clausura. El domingo será la Vuelta en el Bajío.

André-Pierre Gignac se reencontró con la portería en la que hizo su primer diana como jugador de Tigres. El galo se plantó solo en el corazón del área, vio el arco libre, recibió el balón y lo empujó para provocar un movimiento telúrico en San Nicolás de los Garza. Fue el 1-0 para Tigres al minuto 21.

Gignac corrió para abrazarse con los de siempre: los 41.615 aficionados que coparon un estadio que vibró y se llenó de color y emoción. El galo eludió a más fotógrafos y camarógrafos en su festejo que a jugadores del León.

El 10 levantó el puño, apretó los dientes y sacudió la espera del gol que lo encumbra en el club. En medio de flashazos y decenas de cámaras fue como el histórico goleador tuvo un festejo que buscaba: anotar en la Final, nada menos, y ante una de sus víctimas preferidas.

El León que supo ser líder de la competencia y meter miedo, este jueves fue manzo, errático y frío. No fueron los que brillaron, mordieron y perforaron en la campaña regular. Algo que ya se vio en la Vuelta de las Semis contra América. Hay que aclarar que no contó con Macías (en Mundial Sub 20) ni Sambueza (expulsado).

Durante el primer tiempo tuvieron tres avisos, de esos en los que le gusta aparecer a Nahuel Guzmán. El otro héroe de la noche. El Patón -que ya debería cambiar el apodo a Manón- detuvo un disparo de Vinicio Ángulo, le robó un balón de Ángel Mena dentro del área y tapó un tiro potente de Joel Campbell. En el segundo tiempo tuvo un día de campo.

Párrafo aparte para Chaka Rodríguez, acaso la figura que completa el podio de una noche inolvidable. El lateral por derecha fue y vino, corrió y metió, jugó y repartió. Tuvo un partido completo.

Con tres ingredientes en la fórmula, los Tigres del Tuca domesticaron al León que de feroz no tuvo nada. Ni las manos metió. Más cerca que nunca otra copa de San Nicolás.

https://www.oncediario.com/notas/14840-tigres-leon-final-ida-uni-gignac-gol-tomas-boy

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.