El gobernador Jaime Rodríguez Calderón aseguró que la historia negra del sistema penitenciario en Nuevo León concluirá al cerrar el Penal del Topo Chico y al hacer del Cereso de Apodaca el reclusorio más moderno del país. Este miércoles, durante su intervención en el Foro Internacional IMEF 2019, en Cintermex, el Gobernador informó del avance en este tema.

Mediante una inversión de 1 mil 300 millones de pesos, provenientes de recursos propios, dijo, se realiza la ampliación del centro penitenciario ubicado en el municipio de Apodaca, donde se habilitarán más de 2 mil espacios nuevos.

“Con ingresos propios, con los ahorros que el Gobierno ha hecho, estamos terminando quizás el Penal más moderno de este país, en Apodaca. Sin el apoyo de la Federación, solamente con los ingresos que tiene el Estado.”

Recordó que como parte del plan se tiene proyectado cerrar de manera definitiva el Penal del Topo Chico en el 2020. Escenario que, refirió, mejorará las condiciones de seguridad en el sector, además de incrementar entre los empresarios la confianza de invertir en tierras regias.

“Vamos a cerrar de manera definitiva el Penal del Topo Chico, que nos ha dado muchos problemas, que creo que lo haremos antes de lo planeado. Vamos por fin a cerrar esas negras historias del Penal del Topo Chico”.

Se prevé que el terreno se destine a la construcción de un gran parque o centro comunitario, donde los vecinos puedan convivir sanamente.

Rodríguez Calderón afirmó que terminará el sexenio con promesas de campaña cumplidas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.