Por Eloy Garza González.

Hay una tácita conspiración que quiere a toda costa boicotear a la delegación que asiste a Washington para componer el estropicio que provocó Donald Trump contra la economía de México. Los conspiradores son mexicanos y el blanco de sus acuerdos secretos es primeramente Marcelo Ebrard, además de Martha Bárcena, embajadora de México en Washington y los miembros del gabinete de AMLO que viajaron a EUA el pasado fin de semana.

Si estos conspiradores logran socavar la imagen de Ebrard y Bárcena, habrán dado en el clavo, es decir, vulnerarán a los delegados mexicanos, de tal suerte que Trump podrá merendárselos en un santiamén, haciendo estallar por los aires la economía de México.

Estos conspiradores han filtrado a los principales periódicos de México el supuesto de que Bárcena ha roto lanzas contra Ebrard (cosa que es mentira), que Ebrard se burló de Trump hace algunos años (punto banal e irrelevante), que Beatriz Gutiérrez Müller no puede ver ni en pintura al Canciller (verdad a medias), que Ebrard es un ignorante que confunde plenos con cumbres (eso lo dice Jorge Castañeda muerto de la risa como si fuera un chiste). Finalmente, amenazan con el petate del muerto: si Trump impone aranceles a los productos mexicanos hasta 25% el dólar subirá a 29 pesos. Afán sedicioso de inquietar mercados.

¿Celebran estos conspiradores el riesgo en el que está metida la economía mexicana? Pues sí. ¿Son capaces de desear ver a México en el abismo financiero con tal de desbarrancar a AMLO? Sin duda alguna. Antes, a los conspiradores se les acusaba de pérfidos, es decir, de abusadores de la buena fe. Antes, al lugar donde se suscitaban las conspiraciones se les conocía como mentideros: espacios públicos de tertulia para intercambiar mentiras.

Ahora, a los conspiradores se les celebra como intelectuales que dicen verdades y a los mentideros se les conoce como prensa escrita. Tal parece que nada ha cambiado en muchas décadas, aunque muden de nombre y cambien de medios para conspirar. ¿Verdad, Jorge Castañeda?

@eloygarza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.