Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos analiza si reaparece, luego de que una juez federal le concedió una suspensión definitiva de la orden de aprehensión que se giró en su contra por presuntas operaciones con recursos de origen ilícito.

Javier Coello, abogado del exfuncionario, dijo a Ciro Gómez Leyva, que se valorará y su cliente tomará la decisión de comparecer o no ante el juzgado del Reclusorio Norte.

Persecución encarnizada

Comentó que, hasta el momento, no les ha llegado la suspensión definitiva, pero en cuanto la reciban, tienen tres días hábiles para comparecer ante el juez que giró la orden de aprehensión.

“Tenemos que valorar, porque Emilio Lozoya ya compareció por escrito ante el juez que reclama la orden de aprehensión, pidiendo que nos diera vista a los registros de la carpeta de investigación y conocer cuáles son las pruebas que tiene la fiscalía para acusar a Emilio Lozoya.”

El abogado reclamó, en Radio Fórmula, que su cliente vive una “persecución encarnizada” con los cateos que realizaron las autoridades tanto en su casa como en las propiedades de sus familiares.

A ello se suma la orden de aprehensión contra su hermana, así como el congelamiento de sus cuentas bancarias. De acuerdo con Javier Coello, el exdirector de Pemex permanece México.

A esto está obligado Lozoya, según la FGR

En tanto, en un comunicado, la Fiscalía General de la República (FGR) informó que, luego de la suspensión definitiva, Emilio Lozoya está obligado a:

– Comparecer y a ponerse, en un lapso de tres días hábiles, a disposición de dicha autoridad judicial que emitió la orden de aprehensión.

– Presentarse ante el Juzgado de Amparo, los días lunes, en un horario de 10:00 a 14:00 horas, para que firme en el SISE-CB.

– Comparecer ante la autoridad que emitió la orden de aprehensión, tantas y cuantas veces sea citado o requerido.

– Otorgar una garantía por 500 mil pesos, para el cumplimiento de las obligaciones que se le han establecido.

Obligaciones para su hermana, Gilda

En cuanto a su hermana Gilda “N”, la suspensión la obliga a que en un lapso de cinco días hábiles comparezca y se ponga a disposición de la autoridad judicial que emitió la orden de aprehensión.

Además, a registrar su asistencia en el sistema de control biométrico del Juzgado de Amparo los días lunes de cada semana, o al día siguiente hábil si aquel no lo fuere.

También debe comparecer ante el juez que emitió la orden, tantas veces sea requerida para la continuación del procedimiento. Asimismo, debe otorgar como garantía la cantidad de 10 mil pesos para el cumplimiento de las obligaciones que se le han establecido.

Foto propiedad de: Juan Pablo Zamora/Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.